viernes, 28 de diciembre de 2007

Finalmente



Queridos naufraguitos, como ultimamente la cosa va de poetas y religión aquí os dejo un poema propio que trata sobre el tema en cuestión.
P.D.: No apto para creyentes


Quiso mantenerse a pie de página,
como una nota
en la memoria de un anciano.
Mantuvo la sombra sobre su cara,
ocultando sentimientos
escondidos en las profundas arrugas del pasado.
Robó al tiempo un puñado de arena,
para recuperar los segundos
que le quitó el pecado.
Escapó del infierno con una sola pluma,
manchada en su punta
por la sangre de un ángel arcano.
Rompió su caja de Pandora,
dejando escapar los miedos
que el destino le tenía preparados.
Y finalmente mató a Dios,
con un puñal
que él mismo había forjado.

No hay comentarios: