martes, 29 de enero de 2008

La decadencia de la palabra

- No tomarás el Nombre de la Palabra en vano -



Te quiero, te amo, amigo, amistad, verdad, mentira, confianza, promesa y muchos etcéteras.
El ser humano es un ser simbólico que usa el lenguaje para poder expresarse y dicho lenguaje pueden ser tanto palabras como gestos o poderes telepáticos, pero hoy quiero hablaros, mis queridos naufraguitos, sobre la palabra, sobre el lenguaje hablado unido al escrito, así que dejemos la telepatía y las mojigangas para otro momento.

Al comienzo puse las palabras que a mi entender están sufriendo la “designificación” (palabra inventada por mí que significa quitarle el significado a algo o a alguien) y están sufriendo este mal porque se las erosiona pronunciándolas en vano, pronunciándolas sin sentir lo que significan, porque se pronuncian como el que mira a una paloma coja intentando escapar de las ruedas de un camión que se le viene encima irremediablemente.

Palabras que producen en mí un sentimiento y que cuando las pronuncio casi toman forma en el aire cual magia arcana enviada a hechizar al oyente, pero una maza pagana golpea la magia y derrumba un “te quiero”, destroza una promesa, desgarra la confianza o asesina una amistad. Porque no se pueden tomar las palabras al libre albedrío y pensar que no son más que sonidos que se desvanecen en el aire como el humo de una varilla de incienso que se va consumiendo hasta sólo quedar las cenizas y un aroma perecedero en el ambiente.

Veo usar “la verdad” como el que se despide con un adiós. Veo utilizar un “confía en mí” o “es mi amigo”, los veo y me da pena ver como apuñalan a las palabras indefensas y no les queda otra que buscar nuevas palabras porque los muertos no resucitan. Los veo acudir a expresiones, a palabras de mayor significado y sentimiento porque ahogaron a sus hijas. Te quiero se queda corto y pasan a te amo como el que se compra un móvil nuevo porque el que tenían ya ha quedado obsoleto y desgastado.

Así que desde aquí hago un llamamiento a no dejar que la palabra decaiga, porque es la forma en la que el hombre y la mujer hacen de sus sentimientos algo casi tangible; no inventemos nuevas palabras porque matamos a las que ya teníamos, no pronunciemos la palabra sin sentirla, no erosionemos su significado, no convirtamos la palabra en un iceberg del que sólo se ve la parte emergida y, hundida, queda la verdadera esencia que la creó.

P.D.: Dedicado a los verdaderos amigos en los que confío y a los que quiero.

viernes, 25 de enero de 2008

Ismael Serrano - No estarás sola

Para seguir la línea de cantautores, esta vez os dejo al inigualable Ismael Serrano y esta maravillosa canción.

Dedicada a dos de las mujeres que más quiero...va por vosotras reina mora y elfilla, que no estáis solas, ni lo estaréis...

domingo, 13 de enero de 2008

El indomable Will Hunting

Naufraguitos, os dejo esta escena para que podáis deleitaros con una de mis pelis favoritas y uno de mis actores preferidos, Robin Williams en el Indomable Will Hunting.

Yo creo que la escena se explica por sí misma así que no os entretengo con reflexiones internas mías, mejor que cada cual reflexione lo que le inspiran estas palabras...

martes, 8 de enero de 2008

Silvio Rodríguez - Y nada más

Amigos naufraguitos, esta vez os dejo al cantautor de la trova cubana por excelencia, Silvio Rodríguez, al que llegué por recomendación de mi poeta favorito el Peligroso.

Breve pero intensa, todavía sigo la misma temática poética y nada más...

martes, 1 de enero de 2008

El nombre que nadie conoce


Feliz año nuevo!!!
Espero que hayáis tenido buena entrada y bueno que el año que acaba de comenzar transcurra mejor que ayer y peor que mañana.
Y para celebrarlo os dejo otra de mis poesías y al que no le guste que se espere al año que viene...




Yo creo en un nombre
que nadie conoce.
Un nombre que susurra el viento.
Que en mis sueños aparece
y cuando despierto,
se desvanece.
Que cuando voy a pronunciarlo,
me quedo mudo
y si quiero escribirlo,
me quedo ciego.

Si le pregunto a la gente,
mis oídos se apagan.
Si lo dibujo en la arena,
mi piel se duerme
y una flor me lo dice,
pero huele a nada.
Mas yo,
creo en ese nombre
que nadie conoce.