jueves, 7 de agosto de 2008

Diosa Luna




Porque la noche tiene algo especial...


Ayer fue la Luna
la que rompió mi silencio,
llorando plata desde el cielo.
Arrancóme un suspiro de aire lento,
y una mirada de triste sentimiento.
¡No me llores reina de la noche,
que tus lágrimas mojan mi alma!
¡No me mires áurea princesa,
que tus ojos son dos llamas!

Anoche fue Ella
la que rompió mi calma,
entrando sin permiso por la ventana.
Metióse tranquila en mi cama
y se marchó sin decir nada,
dejando aroma a estrella
en mi almohada.
¡No te marches diosa blanca,
que tu olor me embriaga!
¡No te escondas flor albina,
que sin tu luz pierdo la vida!

Anoche fue la Luna
la que susurró en mis sueños,
despertándome con sus lamentos.
Levantóme fugaz
para mirar al firmamento,
un amanecer teñía de rojo
a sangre y fuego, el nuevo cielo.
Ella había muerto…

1 comentario:

Tulipanes Amarillos dijo...

holaaaa!!!es precioso el poema,me ha gustado mucho!!y todos los demas me parecen buenos tambien!!!

Un saludo