martes, 22 de diciembre de 2009

Cadena de favores




"Es posible. El reino de las posibilidades está dentro de vosotros"


miércoles, 16 de diciembre de 2009

Naufragios Nocturnos

Recuerdos de invierno

En esas noches
en las que el recuerdo
se transfigura
en lágrima agridulce,
siento la mordedura
de implacable soledad.
Momentos que cada vez
están más lejos,
como hojas secas
arrastradas por el viento
de un otoño frío y muerto.
¿Dónde quedaron
aquellos años?
Aquellos instantes frugales,
ahora fugaces
en mi memoria;
inocencia interrumpida
por el lapso de la vida.
Dónde hallar
la felicidad vespertina
del inmortal efebo,
tocar el fuego
sin miedo.
Romper cadenas,
desterrar a mis dueños.
Delirios de grandeza
de inalcanzables sueños.



lunes, 30 de noviembre de 2009

Algo más que música...




Esta noche soy silencio, pues la voz de este cantautor me ha robado las palabras...

jueves, 26 de noviembre de 2009

Siempre pierden los mismos...

Siervos y Amos

Es un abismo
con principio y sin fin,
paredes infinitas
cubiertas por falsas historias
de grandes dioses
que nunca existieron.
Largos corredores
repletos de oxidados trofeos,
heroica herrumbre
de campeones muertos.
Celestiales salones
rodeados de soberbias estatuas
sin rostro ni gloria,
simples cascarones
de vanidad mortuoria
en una era sin tiempo;
decurso absurdo
del devenir infecto.
Divinas melodías
para oídos ciegos,
lapsos de lucidez
para guerreros presos;
batallas en el cielo
que salpican metralla
hacia el humilde suelo.
Decidme, ¿quién es el culpable
del pastor y su pastoreo?
Invidentes ovejas,
hambrientos perros,
el pastor y su cayado…
Decidme,
¿cuál de todos estos?






...Menos mal que con los rifles no se matan las palabras...

lunes, 16 de noviembre de 2009

Noches de cruda reflexión...II



Memorándum

A veces pierdo los versos
en las lagunas de mi memoria,
y el olvido me arrebata
parte de mi alma.
Alma que se resiente
por un dolor de derrota,
escogiendo el silencio
como único idioma.

A veces pierdo la calma
en la mar tranquila,
y las tempestades me arrancan
mi etérea semilla.
Semilla que se congela
entre aguas gélidas,
quebrando las fuerzas
de mi ánima perdida.

A veces pierdo mi ser
en la soledad acompañada,
y los títeres me roban
parte de mi esperanza.
Esperanza que se obnubila
por la oscura niebla,
dudando de la verdad
que se transfigura nihilista.

A veces desarmado,
otras armado con mi alma;
sin embargo desalmado
cruel e inhumano,
falto de conciencia
y de espíritu privado.



viernes, 13 de noviembre de 2009

Sesión doble



Redimiendo mi vida

Cuando tomas consciencia de ti mismo y rompes el reflejo de un falso espejo, que no era más que un espejismo, decides volver a ese camino que llevaba a buen puerto; pero sucede que el atajo para encauzar la senda de la vida está lleno de abandonos y derrotas, de reencuentros y pasado, de maleza y espinas, de sangre y sombras…mas merece la pena el trayecto si al final de la húmeda caverna sientes que has hecho lo correcto, recompones el espejo y eres tú de nuevo. Pero mientras llega ese momento, ese íntimo instante, las calles se llenan de espectros, de nieblas anormales y los ecos del fracaso confabulan junto al miedo, y sus verdades insidiosas reverberan con el único propósito de abrir brecha en la férrea voluntad que mantiene estoicamente los pilares de la frágil cordura, pues para no perder la razón hay que rozar la locura.



lunes, 9 de noviembre de 2009

Desenfocado...


"Usted espera que el mundo se adapte a la distorsión de usted"

martes, 3 de noviembre de 2009

Noches de cruda reflexión...





Cruel Estrella

Estrella háblame,
que todas las noches te miro
hasta verte desaparecer.
Estrella escúchame,
que todas las noches te hablo
hasta el amanecer.

Estrella, cruel estrella,
silenciosa y fulgurante,
muda y distante.
Dime qué debo hacer
ante mis dudas constantes;
cómo saltar este muro
que me resulta insalvable.

Estrella, cruel estrella,
hermosa e inmutable,
bella e intocable.
Dime si debo seguir
y continuar adelante;
cómo ser otro
sin dejar de ser
el de antes.

Estrella, cruel estrella,
callada y desafiante,
pequeña y gigante.
¿Por qué te escondes
cuando voy a buscarte?
¿Por qué me llamas
para luego abandonarme?

Estrella, maldita estrella,
que haces zozobrar
mis cimientos y pilares,
dime cómo derribar
las paredes de esta cárcel
que encadena con grilletes
la razón y las verdades.


lunes, 26 de octubre de 2009

No necesito definiciones...



Poema innominado

Es la definición imposible
un sacrílego estigma
que lacera mi corazón
cual corona de espinas.
Son las rosas de humo
que se desvanecen
entre sombras y niebla
de un callejón oscuro.
Es mi vida secreta
de dolor oculto
que marca fronteras
al amor impuro.
Son los jardines grises
de espinas y cenizas
arrasadas por el fuego
del odio iracundo.
Es la definición,
son las rosas,
mi vida y las flores,
es el fuego
y mi corazón oscuro.
Es el humo
sin definir
en los jardines
de mi vivir oculto.

martes, 20 de octubre de 2009

Todo tiene su contrario

La redención del odio

Odio,
psicofonía insoportable
que ciega los sentidos
y envenena las bondades.
Odio que atrapa la esperanza
marchitando la ilusión,
dejándonos exangües.
Odio oculto,
que no espera,
que amordaza al perdón
y quema penitencias.
Odio arraigado
profundo y decadente,
que nos hunde en un pozo
de demonios y serpientes.
Odio oscuro,
traficante de rencores
que asesinan silenciosos
a los nobles corazones.
Odio inútil,
tormenta incontrolable
impuesta por el yo
que erosiona voluntades.
Odio suicida,
que impide al amor
conjugar con la inocencia
imputando soledades.
Odio fugaz,
que escapa y desaparece
permitiendo la redención
de un dolor transcendente.


sábado, 10 de octubre de 2009

El transcurrir del tiempo

Tempus Fugit

Tiempo, tiempo, tiempo.
El tiempo de mis días,
pero sobretodo de mis noches,
sopesando cada segundo
como si fuese el último,
mientras se derraman
entre mis dedos las arenas
de mis relojes más viejos.

Pensar, pensar, pensar.
Pensar en el camino
que acaba en cada comienzo,
huir de retos posibles,
panacea del conocimiento.
Buscar la autarquía
y la soledad del momento.

Olvidar, olvidar, olvidar.
Olvidar y recordar al mismo tiempo,
alquimia de Luna imbuyendo
mis lágrimas con luz de plata,
piedras filosofales de mi fuero interno
que curan todos los males
de implacables inviernos.

Pensar y olvidar,
pensar en el olvido
y en el final de un recuerdo;
pensar en el tiempo,
rescribir mi historia
inventado el pasado
en el transcurrir eterno.


«Sed fugit interea fugit irreparabile tempus»

lunes, 7 de septiembre de 2009

domingo, 30 de agosto de 2009

No es una despedida


Abuelo

Miro a mi alrededor y veo
la belleza de unos ojos tristes
por la partida del hombre que no volverá,
por el hombre que transciende más allá de lo terreno,
más allá de lo tangible
y permanece al alcance de los dedos.
Sólo queda el recuerdo
de aquello que fue,
mas ahora se convierte en el sonido
de cada latido de vuestras vidas.
Su alma es semilla,
germina en aquellos que escucharon,
que ofrecieron tiempo y sonrisas,
aquellos que supieron ser y estar,
que le regalaron parte de su vida.
Puede que muera la materia,
que la carne no sea más que ceniza,
pero vive su memoria
y sus palabras son vida.
Miro al frente y veo
a un hombre sin muerte,
hombre de buen destino
que ha encontrado su camino
reflejado en esos ojos tristes
caminantes y vivos.
Hombre, hombre y amigo,
hombre sin templo
que deja en nosotros su ejemplo.

lunes, 10 de agosto de 2009

La tierra que me vio nacer...III






El último Suspiro

Ay mi reina,
pediste la llave
que abría mi corazón,
mas no pediste
lo que iba con él,
lo que había en su interior.
Mi cuerpo vacío se aleja
mirando atrás, llorando a la fortaleza,
llorando a mi reino destronado
por última vez.
Cabizbajo y derrotado me marcho
con tierra roja bajo mis pies.
Ya nada queda en mi pecho,
sólo la soledad del hombre sin reino,
sólo un hueco vació sin recuerdos.

Ay mi reina,
cruel destino me sentenciaste
robándome del amor su llave,
dejando una armadura
cubriendo a este triste nazarí
sin religión ni coraje.
Dejando mi palacio
en manos de los salvajes.

Ay mi reina,
pudiste llevarte oro, joyas
u otras banalidades,
mas lo que tú venías buscando era,
de mi corazón su llave.
No te conformaste
con el resto de Al-Ándalus,
con sus bellezas y lugares,
lo que tú venías buscando era,
de mi corazón su llave.

P.D.: Todo náufrago necesita perderse en la soledad de su isla, ahora regreso tras mi retiro...

domingo, 5 de julio de 2009

Tócala otra vez, Sam

Copas pero no trofeos

Perdemos la consciencia, ya que no la inocencia,
buscamos en los otros nuestro otro interior
pero nos conformamos con los otros a secas.
La noche es una excusa para dejar de ser,
para creer que somos lo que nunca seremos.

Siempre nos encontramos sin llegar a encontrarnos,
cada saludo es sólo un saludo al espejo.
La madrugada espera a los que no madrugan
y el cielo sólo espera a los que no lo esperan.

Poco a poco nos vamos disolviendo en la nada
como las rocas frías se disuelven también.
La noche nos protege y nos pone en peligro
-hay desgracias que ocurren solamente de noche.

El mundo se reduce al mundo alrededor
(es la mejor manera de encontrar otros mundos).
El autor de tus días no es el autor de tus noches:
sólo de noche uno se convierte en autor
de una novela tensa que se borra de día.

Hay verdades que sólo son verdades si hay Luna.
Buscaremos más bares como ese bar precioso
que es sede y surtidor de glorioso recuerdo.




Camilo de Ory


Llega un momento en la vida de todo hombre que necesita hacer repaso de sus triunfos y sobre todo de sus fracasos.
Hago repaso y sólo tengo que decir que me siento orgulloso y honrado de todos aquellos que tienen un hueco en mi corazón y, lo más importante, un hueco en mi vida. Todos aquellos que han sabido aguantar a este Náufrago de aguas amargas.
Termina una etapa en la que la Amistad me ha dado grandes hermanos, aunque no de sangre, pero qué más da si, aún siendo así, están dispuestos a sangrar por mí y yo por ellos.
Compañeros, Hermanos, Amigos…Siempre nos quedará París.

Firmado:
El Náufrago




P.D.: Presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad...

martes, 30 de junio de 2009

No te conformes con ser mediocre



Palabras geniales de un genio que es un alguien genial...

Nada más que añadir, sólo reflexionar...

jueves, 18 de junio de 2009

Contradicciones coherentes



Preso nocturno

Necesito amar,
pero no sé cómo.
Jaula de barrotes herrumbrosos
que se desmoronan lentamente
sobre el reino de Morfeo,
y me desvelan una noche eterna,
que dura todo el día.
No quiero al Sol,
porque quema los brotes de esas flores
que causan en mí
el estertor de vida.
Oscuro néctar que beben
mis versadas memorias.
Pirámides que esclavizan las almas
de cinco guerreros avezados
en la batalla líquida
absorbida por enemigos íntimos
diáfanos y albos.

Necesito amar,
pero no sé cómo.
Sombras de realidades ajenas,
que castigan con cadenas
de ilusiones y espejismos,
que evaporan con el tacto
de promesas e idilios.
Disfraces de falsos personajes,
mentiras que me consumen
como el fuego a los cirios.
Roles de falsos hombres,
engaños que me carcomen
como el viento a los riscos.

Necesito amar,
pero no sé cómo.
Quizás por miedo a fracasar.
Quizás por miedo a mí mismo,
pero necesito amar,
aunque no sé cómo conseguirlo.



lunes, 8 de junio de 2009

Naufragios...



Extraño Naufragio

Qué extraña sensación
se apodera de mí
cuando me poso
sobre la seda y la miel
de tus besos.

Qué extraño deambular
cuando recojo las botellas
que diste a la mar
y leo tus mensajes ocultos
repletos de enigmas y secretos.

Qué extraña sensación
ver correr a la soledad
cuando observo tus pisadas
impresas sobre mi arena
de azúcar y sal.

Qué extraño limbo
verte y no verte,
sentirte ausente
lejos de mi cuerpo,
dentro de mi mente.

Cerrar juntos las puertas que abrimos,
echar la llave, yo, solamente.
Construir muros de cristal
para mirarte sin poseerte.
Animal enjaulado,
cimarrón demente.

Extraña sensación
volver a ser montaraz
de una isla
que no parece diferente,
a pesar de tu ausencia,
a pesar de mi suerte.

Qué extraño soñar
con la sensación
de naufragar
en un nunca jamás
para siempre.

Qué extraño adiós.
Qué extraño volver a verte
endiosada, prohibida, inalcanzable
para este mortal,
que tropieza nuevamente.




lunes, 25 de mayo de 2009

En sus manos...


Silueta de mujer

Es esa mujer
que sólo se deja tocar
por unos dedos prodigiosos.
Que embriaga con su silueta
de seis sonidos infinitos.
Esa mujer
que necesita el contacto del amor
para ser escuchada.
Que te atrapa en su oscuro agujero
donde resuenan placeres y sueños.
Es ella,
la de madera moldeada
por la destreza del tiempo.
La de clavijas doradas
que afinan su recuerdo.
Es esa mujer
creadora de belleza y sentimiento.
Ninfa de suave tacto,
anchas caderas, sonido perfecto.
Esa mujer
que sólo canta
cuando descansa en tu regazo.
Es ella
la de quejíos al viento,
nostalgia y melancolía,
rasgada de sufrimiento.
La que enamora sin palabras,
con acordes lentos,
bailando sobre las cuerdas
con equilibrio perfecto.
Esa mujer pura, clásica,
mujer del pueblo.



sábado, 23 de mayo de 2009

Agradecimiento

Me veo claramente

Me veo claramente
reflejado en sus espejos del alma,
rodeado por la percusión de su alegría.
Me veo imbuido por la magia
de la música, la pintura y la poesía.
Me veo claramente
proyectado sobre fondo blanco.
Me veo arriba,
y claramente abajo.


Me veo en la voz
de la poetisa y su lírica.
Me veo en el sonido
del músico y su guitarra.
Me veo en la luz
del escenario.
Me veo claramente
tranquilo, sin prisa.
Me veo arriba,
y claramente abajo,
donde comienza el camino del arte
y su fuerza crítica.





domingo, 17 de mayo de 2009

Sueños de una noche de primavera


La inmortalidad de lo perecedero

Era un hombre entregado a la noche,
iluminado por hogueras que prenden sin fuego,
inundado por agua dulce del mar.

Era un hombre de espíritu joven,
con canas blancas y grises, de nube y tempestad;
hombre curtido, bañado en lágrimas sucias,
gotas de sangre, de sacrificio.
Sacrificio a dioses sin altar, sin templo,
sin castigos ni premios, sin cielo y sin averno.

Era un hombre despierto entre sombras,
desatado y sin cadenas, sin caverna;
deseando poder ver más allá,
deseando beber néctar de ambrosía.
Hombre de ideales, hombre libre,
hombre de la tierra y su mortalidad.

Era un hombre entregado a la luna,
iluminado por sueños que nacen sin miedo,
inundado por la plenitud de la inmortalidad,
inmortalidad de lo perecedero.


lunes, 27 de abril de 2009

martes, 21 de abril de 2009

Una ventana, muchos paisajes II: Nubes


Un nuevo paisaje muestra mi ventana, un paisaje de ese mundo que observo desde las alturas. Nuevos horizontes con distinta luz, mismas vistas con diferente perspectiva. Se abre el portal hacia la fantasía y brotan pequeñas reflexiones tímidas nacidas de la paz de esta isla.

Hoy los espíritus de la isla me han hablado y me han dicho: “Aguarda, no te marches. Mira al cielo y descubre el carácter de las nubes”.
He mirado al cielo y he visto que surcan la bóveda celeste tranquilas y cambiantes arrastradas por una fuerza invisible. Si se enfadan oscurecen y descargan toda su rabia con luz y lluvia furiosa. Si están tristes lloran gotas pesadas que calan hasta lo más hondo, pero también pueden llover felices con esas lágrimas que refrescan el espíritu mientras te empapas de su alegría en lo más profundo de tu ser.

Las nubes pueden pasear inocentes, dedicarse a observar; pero pueden ser duras y mandar granizo contra sus enemigos o nevarles el camino para ralentizar su marcha. A sus amigos pueden dar sombra cuando el sol quema demasiado o llenar el río antes de que se extingan sus aguas. Pueden ser compasivas y aguantar las ganas, descargar donde nadie salga herido; aunque también hay nubes que inundan, estropean cultivos o rompen paraguas. Nubes blancas que sorprenden con lluvias de agujas o nubarrones oscuros que amenazan con algo que nunca llega.

Oigo hablar de incertidumbre, mas hoy los espíritus me han enseñado una gran lección: “descubre el carácter de las nubes”. Sólo hace falta detenerse un instante, observar y descifrar las formas, no dejarse llevar por la primera impresión porque las nubes sí, son cambiantes, pero las respuestas están ahí, en el cielo.

martes, 14 de abril de 2009

Simbiosis entre música y paisaje




"Nosotros escogemos a quien dejamos entrar en nuestro mundo"

viernes, 10 de abril de 2009

Mismas aguas, distintos ríos...

Big Fish



La historia de mi vida

Bebo de tus lágrimas
para poder respirar
como un pez fuera del agua.
El luto se desvela,
y dos ríos siameses
mueren antes de la mar,
barridos por la esperanza
de un feliz final.
Cuatro estrellas se enfrentan,
detienen el tiempo un instante,
y entre dulces bocados de colores
se entrelazan las historias
de dos caminos discordantes
que convergen entre rayos de sol y luna,
lejos del reloj y sus agujas.
Inmortales, soñadores de agua azucarada
nadando a contracorriente,
desprendiendo reflejos de plata,
una historia sobre piedra
que el martillo relata
a golpe de sabores
de fruta y escarcha.

"No diré no lloréis, pues no todas

las lágrimas son amargas"

jueves, 2 de abril de 2009

Paradoja entre poesía y música

Tragedia griega

Cicatrices de otras guerras,
palpitantes y premonitoras,
se dibujan sobre mi piel
narrando viejas historias.
Como el hilo de lana
en manos de las Moiras,
sólo hace falta un corte dorado
para detener esta parodia.
Héroe de mil batallas,
todas ellas sangrientas,
vencido en la victoria,
amarga recompensa.

Tanto tiempo con ella puesta
que su frío no me molesta,
es mi piel así de dura,
es mi piel mi armadura.
Atrofiado el tacto,
sólo siento las espinas,
mi destino ya está hilado
con oscuras hebras retorcidas.
Cicatrices de otras guerras,
palpitantes y premonitoras,
tatuadas sobre mi cuerpo
con la rueca de las Moiras.




miércoles, 25 de marzo de 2009

Pensando en tí




Pensando en ti,

paso el día pensando en ti.

Enséñame a escuchar tus labios, a leer el sol,

llévame a donde los sueños fabrican tu voz.

miércoles, 11 de marzo de 2009

Deseos y caricias

Deseos

Escribo mis deseos sobre tu espalda
con la lujuria del novato
y la delicadeza de la pluma,
mientras cantas entrecortada
la estrofa de una canción prohibida.
Perlado ya tu vientre de rocío salado,
descienden mis serpientes
en busca del dulce bocado,
que acelera los vientos de tus labios.

El rítmico crepitar de la hoguera encendida
derrite tu invierno y fluye el río,
humedeciendo mi concupiscente tacto
que nada a contracorriente.
Tus sílabas sobre mi piel versada,
de pergamino y seda china,
sollozan la explosión divina
de la cueva del milagro.
Tú gritas a la tormenta.
Yo espero a la calma,
empapado de tu cálida lluvia.




lunes, 2 de marzo de 2009

Memorias de un Náufrago


Capítulo 3: Amante de la Luna

Me invade esa sensación que acude a todo ser soñador cuando sueña que cae por un precipicio y, con el corazón alterado, abro los ojos. Me despierto y me incorporo pesadamente en la cama, estoy en mi cuarto, como si todo lo sucedido no hubiera sido más que un extraño sueño.
Todo está en su sitio y el cuadro sigue ahí, aunque ha cambiado de nuevo. Ahora, lo que antes parecía un bosque mediterráneo, es una isla desierta; las dos figuras siguen donde estaban, difusas y extrañamente familiares.
Me asomo por la ventana, ha anochecido y está lloviendo. Decido que es mejor salir y despejarme para poner en orden mis alborotados pensamientos.

Es una noche lluviosa en las oscuras calles de mi ciudad. Mis pisadas quedan mudas ante el repiquetear de las gotas de un incesante monzón en época equivocada. A pesar de la lluvia la sensación no es fría, un extraño calor recorre mi cuerpo con cada inhalación de aire que entra en mis pulmones. Me voy empapando por la falta de un paraguas, nunca llevo paraguas.
Voy caminando y, entre las sombrías fachadas de los edificios, veo que todavía queda un garito abierto que da un poco de luz a la calleja, entro. El local está ambientado con una música que no sé clasificar, espero que el encargado sea más diestro al servir copas. La decoración es más propia de pub inglés que de tasca española. Curiosa fauna la de aquel sitio, parecían salidos de alguna película de piratas, incluso había un tipo con un parche.
Me dirijo a la barra y me siento en una banqueta como buen samaritano, rápidamente, el barman se me acerca y balbucea algo que supongo tiene que ver con lo que quiero tomar, porque yo tranquilamente le respondo “una cerveza” y aquel orondo señor asiente y, acto seguido, rellena una jarra hasta sus bordes con una capa suave de espuma y la deja ante mí con un golpe seco y firme.
Echo una ojeada al lugar y me veo allí sentado con la espalda curva y el bigote manchado de espuma, bajo la tenue luz amarillenta de unos faroles que cuelgan desiguales por el techo como estalactitas luminosas. El ambiente es tranquilo, sin demasiado ruido y poco humo de los condenados fumadores. Cada cual a lo suyo, concentrados en sus respectivas bebidas y en sus acompañantes, si los tenían. Así pues, me dispongo a imitar al común de los mortales y me sumerjo en mis pensamientos, intentando ahogar alguna que otra pena en el amargo brebaje dorado.
El tertuliano que se sienta a unos centímetros de mí, saca unas monedas de su bolsillo y las deja sobre la barra, no sin antes haber contado religiosamente la cantidad exacta y devolver el resto a su chaqueta, guardando el preciado metal que tantas alegrías y desgracias nos causa. El presunto pirata se levanta pesadamente y se marcha entre resuellos propios de un hombre cansado de la vida. Sin darme cuenta, me había quedado mirando en la dirección en la cual ahora no hay más que un hueco, pero grande es mi sorpresa cuando dos banquetas más allá, una mujer de largo cabello moreno, da largos sorbos a una cerveza mientras parece sumida en sus propias cavilaciones. Por alguna razón que no alcanzo a comprender, no puedo dejar de mirarla. Ella alza la vista y me mira ofreciéndome una sonrisa de mirada cansada.

Tras dos tragos de cerveza, decido acortar la distancia y me siento junto a ella. Me presento y le pregunto por su nombre, ella me responde con una voz suave y dulce mientras me mira fijamente con unos ojos profundos e hipnóticos. Hay algo en esta mujer que me hace sentir una calma envolvente.
Comenzamos la típica conversación entre dos desconocidos, de esas que se tienen para trazar un pequeño esquema sobre el pasado, el presente y algo del futuro. Es como si fuéramos dos pintores que se están retratando el uno al otro en el mismo momento.
Apuro mi cerveza y veo que ella hace lo mismo, dejando las miradas fijas en las jarras como si quisiéramos adivinar tiempos venideros en los posos de la bebida. Alzo la vista y coincido con la suya, al instante cruza, fugaz, un pensamiento por mi mente y sin pararme a reflexionar le pregunto: “¿Quién eres?”. Ella, un poco contrariada, me mira con el entrecejo fruncido en actitud interrogativa como si no comprendiera la pregunta. Agacha la mirada y, tras unos latidos del corazón, alza la tez y aparta un mechón de pelo que cae juguetón sobre su rostro, me mira y me responde: “Soy amante de la luna como tú, Náufrago”.
Esa respuesta hace que mi piel se erice y siento una especie de oquedad en mi pecho lista para ser ocupada por una esencia que me complete. Siento como se acorta la distancia entre nosotros, sin la necesidad de movernos del sitio. Siento como su alma y la mía se conectan de alguna manera extraña.

jueves, 26 de febrero de 2009

Nuestra suerte




A veces una sola canción puede expresar todas las sensaciones y sentimientos que guardamos en el interior.

Hoy Jose Antonio Delgado habla por mí...

lunes, 23 de febrero de 2009

Superando la distancia...




El sabor de tus besos

Es la sensación del universo en expansión,
cuando mi aliento se une al tuyo.

Es el big bang debajo de mi piel que explota,
cuando nuestros mares salados
se hacen océano dulce.

Es un enjambre de alas inquietas,
cuando el sacrificio de nuestros ojos
deja paso al adalid del tacto.

Es una erupción de sangre caliente
recorriendo todo mi ser,
cuando torcemos el gesto,
buscándonos el uno al otro.

Es el sabor de la inmortalidad,
envidia de héroes y dioses,
de poetas y filósofos.

Es el sabor de tus besos,
convirtiéndose en sensaciones
hasta darle forma a los versos.

martes, 17 de febrero de 2009

Es lo que necesitaba...II

Pienso en ti

Pienso en ti...
Y mi cuerpo se embriaga con tu alma,
se emborracha al beber un recuerdo tras otro
sin cansancio ni final.

Pienso en ti...
Y me acurruco con la manta de tus sueños,
para saber cuáles son tus anhelos nocturnos más profundos,
aquellos que quieras compartir.

Pienso en ti...
Y ardo en deseos de volver a mojar mis labios
con tus sílabas líquidas,
que gotean en cascada hacia mi sed.

Pienso en ti...
Y me olvido de mí,
sumido en un profundo dormitar etéreo
ocupado por tu eterna presencia.

Pienso en ti,
y me olvido de mí.




sábado, 14 de febrero de 2009

La tierra que me vio nacer...II


Paseo con Lorca

Cada inspiración colorea mis pulmones
con aroma rosa, blanco y amarillo.
Cada parpadeo oscurece la idea
de un tangible paraíso.
Las montañas de madera y verde
bailan inmóviles con sus sombras al unísono.
Cada voz suena a poesía
cantada por gorriones y mirlos.
Las aguas diamante susurran lentas
en fugaces versos líricos.
Cada paso que doy
es un regalo para mis sentidos.


Hace tiempo que guardaba este poema y surge ahora inspirado por las palabras de mi querido Farero, a la vez que estos versos me trasladan la cálida sensación de mis paseos por mi Granada y el deseo de poder disfrutar de ellos en compañía de alguien especial que ensucia sus pies con la arena de mis costas...

jueves, 12 de febrero de 2009

Es lo que necesitaba...

Imaginación

Nunca te imaginé tan cerca,
tan cerca que nuestras miradas
construyeron un puente entre nuestras almas;
tan cerca que compartimos el aire
para expulsar un solo aliento;
tan cerca que confundimos el tiempo
sobrepasando la luz, el sonido y nuestros cuerpos.

Nunca imaginé compartir contigo
brisas de primavera
en este invierno tan crudo.
Compartir aves de paso
que siempre vuelven
cuando te imagino.
Compartir reflejos diminutos
en un universo
con una sola estrella.
Y también, imágenes fugaces
de cine mudo
inmortales como tu sonrisa.

Nunca imaginé que tu voz
compusiera melodías
para mi música,
ni que tu silencio
sea la causa de mis locuras.
Tampoco imaginé que la Luna
mirara celosa por mi ventana,
llorando sin cesar ríos de plata
sobre la desnudez de tu espalda.

Nunca imaginé que los sueños se cumplieran.
Nunca pensé que los deseos existieran.
Pero sucede que a veces
la imaginación nos rodea
y podemos vivir en ella.

Cuando dos cuerpos...


Sucede que a veces los sueños se cumplen...
Sucede también, que sin saber cómo ni cuando, algo te eriza la piel y te rescata del naufragio...

martes, 3 de febrero de 2009

No se qué coño me pasa hoy



Este alquimista del arte siempre tiene una melodía con la que saciar mis anhelos...

domingo, 1 de febrero de 2009

La tierra que me vio nacer...

Porque tiene algo especial...


Granada

Granada, con tu corona mora,
un cirio en la torre más alta
que ilumina toda tu alma.
Nazarí y a la vez cristiana,
catedral y mezquita hermanadas.

Granada, tierra de fuego,
cielo de escarcha,
y en lo más alto,
un castillo de hielo
con almenas aserradas.

Granada, monarca entre los frutos,
corazón color pasión,
que se desmiembra
en amores diminutos,
uno para cada ocasión.

Granada, hay sólo una
y puede haber muchas.
Granada se lleva en la sangre,
su amor nunca te abandona,
Ella nunca se queda sola.




jueves, 29 de enero de 2009

Ser o no Ser

Porque algunos compartimos el camino...


Sucede que a veces,
la rutina no está hecha
para hombres soñadores,
y terminas abandonándote
a la imaginación de tus delirios.
Sucede que a veces,
la esquizofrénica realidad se desdobla
y discurren dos ríos paralelos:
Uno que nos arrastra.
Sus aguas gélidas aletargan
nuestras ansias de volar.
La belleza se convierte
en algo lejano y dubitativo,
mientras la Luna llora nuestra partida
hacia la muerte del pensar.

Otro, que más que un río es un camino
bajo un Sol radiante, lejos de húmedas orillas,
donde cada paso
te acerca más a la utopía,
aunque nunca la llegues a tocar.
Ella, cercana y cambiante
de la Luna, amante.

Sucede que a veces
las elecciones nos interrumpen,
pero sobre todo, sucede que a veces
los sueños, casi se cumplen.

martes, 27 de enero de 2009

Incomprensión


Torre de Babel

Mi torre de Babel
tiempo a que se derrumbó.
Repartidas quedaron todas las lenguas
y yo, escogí el idioma del silencio.
Escuchaba y escuchaba,
aprendía y aprendía,
mas nadie me entendía.

Malva se coloreó el horizonte
bajo mi cansada mirada,
cada vez más apartado
arriba, en la montaña.
Ermitaño en mis pensamientos,
náufrago de mis palabras.

Quizá erré en mi elección,
quizá no ha cambiado nada.
Quizá el idioma del silencio
no es más que otra metáfora.



lunes, 19 de enero de 2009

Amistad, escaso tesoro

Breve poema de amor y amistad

Amigo mío,
finalmente nos une algo más
que la gran red artificial,
ahora compartimos papel y tinta
como la piel y sangre que nos pertenece.
Ahora compartimos algo más que versos,
y es que puedo sentir tus sentimientos
en la empática consonancia de nuestro universo.
Y es que puedo desenvainar el acero
en la misma batalla que te retiene.
Y es que nos sana la misma diosa
a la que adoramos en las noches.





domingo, 18 de enero de 2009

Quien fuera




Esta noche sólo deseo que escuchen el sonido de los sueños, que escuchen por aquellos que ahora mismo están bajo un cielo teñido por lágrimas de un Dios cruel.

Esta noche dediquen sólo un instante en pensar en los que luchan simplemente por vivir en paz, por vivir en la tierra en la que nacieron y muren tantos inocentes.

Quien fuera aquel que diera fin a la masacre, quien fuera el que grita

¡Palestina libre!

domingo, 11 de enero de 2009

Alguna noche


Al ámbar del candor
las sombras bailan,
saltarinas, por la arena.
El tótem de su pensamiento
gobierna la isla, orgulloso,
entre verde y palmera.

Al crepitar de las llamas,
se unen susurros en la orilla,
blanco perla la luz de la dama del cielo.
Los paisajes se insinúan
con las manos color esperanza,
sobre piedras ancladas al suelo .

Allí donde el alma viajera
naufraga con anhelo,
buscando una estación menos amarga.
Una bohemia silenciosa
cubre la casa del ermitaño,
mientras él se acaricia la barba.


Pongamos que hablo de El Náufrago...

martes, 6 de enero de 2009

Eterna Compañera

Hace tiempo que tiemblo
por miedo a tus latidos.
Te siento cerca, te huelo,
mas tan sólo veo tus alas
como alejándose en lontananza,
y siempre en el mismo sitio.

Quisiera espantarte, mandarte lejos,
tan lejos como mi vista alcance,
escudriñar el horizonte y no encontrarte.
Llorar por tu ausencia, echarte de menos,
saber que no eres mía,
repasar los buenos y malos momentos,
pero no te vas, todavía te siento.

Hace tiempo que tiemblo,
por saberte dentro de mí.
Formas parte de la esencia
que compone mi alma,
mas tan sólo veo tus alas
como acercándose en lontananza,
y siempre en el mismo lugar.