martes, 6 de enero de 2009

Eterna Compañera

Hace tiempo que tiemblo
por miedo a tus latidos.
Te siento cerca, te huelo,
mas tan sólo veo tus alas
como alejándose en lontananza,
y siempre en el mismo sitio.

Quisiera espantarte, mandarte lejos,
tan lejos como mi vista alcance,
escudriñar el horizonte y no encontrarte.
Llorar por tu ausencia, echarte de menos,
saber que no eres mía,
repasar los buenos y malos momentos,
pero no te vas, todavía te siento.

Hace tiempo que tiemblo,
por saberte dentro de mí.
Formas parte de la esencia
que compone mi alma,
mas tan sólo veo tus alas
como acercándose en lontananza,
y siempre en el mismo lugar.

4 comentarios:

Un viajante dijo...

La eterna compañera de viaje, la okupa aferrada en la isla, el espejo al que nuestra alma se asoma, el escollo insalvable... interlocutora de tus pensamientos...
Pero, a pesar de todo, como ya te dije un día...

...tu soledad y mi soledad,
pueden hacerse compañía...

Un saludo desde un andén solitario.

My dijo...

tengo miedo.
hace frio..
vino el viento
a soplar nuestras velas en la arena.

quiero mi canción de cuna al oído,
ver el mar aullandole a la luna llena,
devolviéndome el abrazo que era mio,
arrugando este vacío

consumiendo este silencio

que me aleja de ti.



te abrazo my náufrago.

My dijo...

(sshhh..)

no tengo fuerzas para más.
quédate a mi lado.
estoy temblando.

te abrazo.

My dijo...

vengo.
me quedo callada.
te respiro.
me llevo tu calor.

espero que no te importe
si acampo en tu playa.

la hoguera está encendida.
las brasas no se apagan.

y yo no me voy.

te abrazo.