domingo, 27 de noviembre de 2011

Entre tú y yo...

Hay una distancia abismal entre tú y yo, un tajo que puede ser herida o barranco.
Yo me esfuerzo por intentar parar el tiempo mientras tú planeas el futuro desde tu presente.
Yo camino entre recuerdos empeñándome en mantener vivas tradiciones del pasado, revelándome contra el anonimato que tanto me gusta. 

Tú aprovechas todos los trenes que se detienen, sin importar la estación, sin importar a dónde te lleven. Se podría decir que estás escapándote, que vives huyendo de tu propia vida, pero en realidad lo que haces es vivir y seguir adelante; continuar corriendo en esta interminable carrera que siempre desemboca en un suspiro inacabado que no sabemos a dónde va.

Y yo, estático y asentado, parezco tenerlo todo mientras disfruto de los placeres de la vida, pero sin embargo paso una gran parte del día huyendo, escapando de este mundo tan real que sólo ofrece muerte y destrucción. No cojo trenes, cojo sueños y los guardo en cajitas de madera para poder soñar cuando yo quiera, cuando la realidad me gane la carrera y así tener la posibilidad de mantener con vida un día más a la esperanza.

Quizás pierda oportunidades, quizás me tachen de idealista, quizás tienen razón y me estoy ahogando en mi propia existencia, mas mientras tú te alimentas de realidad, yo me mantengo en pie con fantasías.


lunes, 21 de noviembre de 2011

Mi regreso...

Finalmente regreso al lugar desde donde partí hacia aquella aventura que tanto necesitaba. Unos quizás viajan para buscar aventuras, emociones nuevas, por turismo e incluso por sexo; pero mi viaje era una necesidad, algo más allá de emociones emocionantes (válgame la redundancia). Una intranquilidad se estaba gestando en mi interior y tuve que reaccionar ante aquellos demonios que turbaban mi alma. Sin embargo descubrí que los demonios viajan contigo y tarde o temprano tienes que enfrentarte a ellos cara a cara.

Quizás el cambio de escenario me permitió hacer frente a esos fantasmas, el cambio me permitió avanzar en pos de una nueva etapa vital o quizás sencillamente fue una aventura perdida en mitad del tiempo, quizás todo se resuma en la ida y el regreso porque, ¿qué significa volver?