miércoles, 6 de enero de 2010

Nuevo comienzo...






Hijos de Gaia

La materia primigenia
fue el amor,
una explosión de lechosa lava
y esferas de vida.
Por separado,
sólo fervor y sangre.
Unidos,
un avatar por reencarnar,
de huesos, alma, espíritu y carne.

Después del amor, la belleza.
Cualidad ciega
con sabor de nostálgica inocencia,
eclosiona con alba tristeza,
magnificencia marchita su entereza.

De la belleza, la envidia.
Proporción altiva
de simétrica vanidad
convertida en relleno del vacío
que todo lo llena.

Del amor, compasión,
odio, resentimiento y pena;
perdón, rabia contenida,
justicia, paz y guerra.
Todos hijos e hijas
de la misma madre,
de la misma
materia primigenia.


3 comentarios:

Un viajante dijo...

Finalmente todos uno,
a pesar de las diferencias;
todos amor,
todos hijos del mismo fruto.

Gran expresión de la naturaleza humana, como siempre.

Un abrazo desde la estación.

Laluz dijo...

El amor, es(o debe ser) el comienzo, el durante, y el final.

Si no, qué sentido tiene.

Besos

Ángel Daniel dijo...

No viene a cuento pero... estarás viendo la nueva temporada de Muchachada Nui, ¿no? jaja.

Aquí te dejo un vídeo que seguro te interesa: http://www.youtube.com/watch?v=rLjMjkFC4nE

;D