martes, 30 de diciembre de 2008

En estos tiempos que corren...III

-- Patch Adams --

Ojalá los hechos reales dieran para hacer más películas como esta....

Ojalá esta actitud se extendiera a infinidad de profesiones...

Ojalá nunca se pierda esta fuerza...

lunes, 29 de diciembre de 2008

En estos tiempos que corren...II



Hoy traen las olas sonidos de un gran poeta de canciones con el toque de ironía que merece la situación.
Parece que cada vez somos menos, pero también somos más buenos. Que no decaiga la esperanza pues...


martes, 23 de diciembre de 2008

En estos tiempos que corren...

La Balada del Héroe sin Causa

Valles, ríos y montañas
recorre espada en mano, el héroe sin causa.
Ante él, procesiones de hombres
que simulan ser hombres
y no son más que paja.
Mujeres grises, insomnes a la deriva,
dejando que la corriente
las arrastre hacia su difunto final.
Dónde están los héroes
que antaño luchaban por un ideal.
Dónde está el rugir
de la batalla contra el mal.

Mares, bosques y desiertos
recorre espada en mano, el héroe sin causa.
Sólo quedan las leyendas del pasado,
voces muertas antaño, enterradas
bajo suelos fríos de mármol.
Lágrimas que mojan recuerdos olvidados,
ancianos que relatan entusiasmados
aquellos días de inviernos quebrados.
Dónde están los héroes
sin miedo a morir de pie.
Dónde está la sangre
de aquellos valientes.





jueves, 11 de diciembre de 2008

domingo, 7 de diciembre de 2008

Tormenta que precede la calma



Tormenta

Los teloneros de los cielos
corren el húmedo telón,
algodones impregnados en tinta
que hacen raudo el atardecer.
El director Eolo
deja escapar a Bóreas,
que corre tras el aire
en infinita carrera,
comenzando así la hercúlea tormenta.

Llanto de nube,
estampida de gotas empapa la tierra.
Suspiros de nublo,
rompen el silencio apoderado del cielo.
Dragones brillantes,
huyen buscando el atormentado suelo.
Los árboles bailan,
empujados por una fuerza invisible.
Las aguas hierven,
picoteadas por abejas líquidas,
mientras las rocas aguantan estoicas
la tremenda embestida.



La calma

Ya sólo quedan sollozos
de aquella rabia contenida.
En las alturas pueden verse
pequeñas luces fugitivas,
escapadas de la húmeda prisión
antes negra, ahora albina.
Lágrimas cubren el paisaje
de una mujer divina,
Tierra es su nombre,
Gaia se apellida.

Todo está en calma,
el único sonido,
el tintinear de campanas
que estallan en racimo.
Eolo se ha dormido,
Bóreas enjaulado,
y los teloneros abren paso
a un cielo despejado.

Detrás de cada poesía hay un mensaje oculto...

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Hablo de libertad

Hoy, amigos míos, quiero hablaros de libertad.

Algunos ya habrán empezado a pensar y dirán, llevándose las manos a la cabeza, que cómo me atrevo con semejante concepto; otros, en cambio, estarán evocando reparto de amor y bienes materiales, mientras el resto piensa sobre las opciones que les voy a ofrecer.

A todos ellos decirles que estén dispuestos a escuchar un argumento totalmente distinto, ya que voy a hablarles de verdadera libertad que va más allá del simple concepto de manual o diccionario.

Señores, la libertad no tiene ideología, no es una propiedad y, sabedlo, no nacemos libres. La libertad es un estado de la mente humana que hay que ganarse poco a poco hasta alcanzar la plenitud en nuestra psique y así poder ser libres. La libertad ni se compra ni se vende, no puede verse ni olerse, no se puede tener o poseer; sólo puede sentirse y solamente sabe quién es libre el que lo es, pues nadie puede discernir en el sentir de la libertad sobre otro. Pero sabed esto, el que es libre es capaz de reconocer a los que también lo son.

Yo digo a aquellos que dicen que todos nacemos libres, que se equivocan, que la libertad no debe repartirse como mercancía de forma gratuita porque entonces se pierde su virtud y se convierte en esclavitud. Libertad es un concepto que nunca tiene que ir en solitario, necesita de su compañera inseparable, la RESPONSABILIDAD. Sí, han oído bien, libertad y responsabilidad son dos siamesas que se complementan y no pueden vivir separadas la una de la otra. He aquí la razón por la cual no nacemos libres, porque no nacemos responsables. La responsabilidad es algo que se aprende a lo largo de los años, que se aprende y se practica, puesto que la libertad es para practicarla y no para contemplarla como se observa un trofeo.

Compañeros, aprendamos a ser libres, pues no todos tienen la suerte de poder entrar en la escuela de la libertad. Seamos nosotros, henchidos de responsabilidad, los que practiquemos la libertad en su máxima expresión.

No creamos que la multitud de opciones es ser libre, el ir a un supermercado y poder escoger entre tres marcas distintas de refrescos no nos hace libres.
No pensemos que hacer cuanto deseemos es ser libre, actuar sin control, desbordados de pasión e imbuidos por una barahúnda de sentimientos animales y egoístas no es ser libre. Famosa frase aquella que dijo “tu libertad termina cuando empieza la mía”, permítame su autor que le rectifique, puesto que la libertad cuando es real nunca termina. Así pues, debería ser “la responsabilidad de ser libre implica respeto a los demás”.

Ni enjambre de opciones ni libre albedrío, entonces se estarán preguntando qué es pues la libertad.
Yo digo que la libertad es un sentimiento, es la capacidad para librarse de ataduras sociales e ir más allá de lo que captamos a simple vista, es pensar sin cadenas y agarrarse a unos ideales, vislumbrar la utopía y caminar hacia ella aunque sepamos que nunca la llegaremos a tocar; es mantenerse firme y no rendirse, luchar con amor por lo que creemos justo y bueno. La libertad es un estado en el cual ni la cárcel más oscura ni la tortura más brutal, puede apartarnos de nuestro camino sabiamente escogido.

La libertad, amigos míos, no es fácil de alcanzar y necesita trabajo, comprensión y siempre, repito, siempre va fundida con la responsabilidad. No jueguen a ser libres, séanlo. No sueñen con que son libres, séanlo.

Ser libres es un privilegio que no está disponible para todos. Hemos nacido en un lugar donde tenemos la posibilidad de ser libres, no insultemos a los que ni siquiera conocen esa maravillosa palabra porque las guerras, el hambre y la enfermedad ocupan todo su tiempo y su corazón. Aprovechemos nuestro privilegio para luchar para que la libertad recorra los lugares donde la justicia está condenada a muerte.

Así que, naufraguitos y naufraguitas, no manoseen la libertad. Hagan uso responsable de ella si la han alcanzado y si todavía no forma parte de ustedes, luchen por completar ese hueco con el que nace todo ser humano. Luchen por ustedes y por los demás…

sábado, 29 de noviembre de 2008

Ciclo de los olvidados...final y cierre...




Todavía quedamos mujeres y hombres con memoria, quedamos aquellos que no olvidamos la injustica, todos aquellos que tenemos la fuerza para hacer de éste un mundo mejor y para ello no se pueden borrar de la memoria a los salvajes civilizados escondidos tras máscaras de cinismo e hipocresía.

Todavía cantamos, todavía pedimos, todavía soñamos, todavía esperamos...

viernes, 28 de noviembre de 2008

Ciclo de los olvidados...tercera parte...

Mujeres del 36
Disculpen las molestias, pero a veces me peleo con estos lares de la red, será que tiene envidia de que ame más a la tinta y al papel.
Sea lo que fuere, el documental parece no querer colgarse así que les dejo en enlace mientras intento reconciliarme con los reinos de internet.
http://documentales.tv-on.es/historia/mujeres-del-36/
De nuevo, disculpen las molestias...


La historia no siempre es de los grandes personajes, también es de aquellos que forman parte de ella de manera anónima. Hoy les toca a unas pequeñas grandes potencias, hoy narra la historia el coraje de las mujeres...




P.D.: Lo prometido es deuda.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Ciclo de los olvidados...segunda parte...

Todavía algunos tenemos memoria...






La llama de la esperanza sigue encendida...

sábado, 18 de octubre de 2008

Ciclo de los olvidados...primera parte...


Los Olvidados

Los olvidados sólo tienen el recuerdo
de que un día fueron alguien,
y sus tumbas perdidas
no los pueden parar.
Hermanos yacieron en distintas tierras,
empapadas con sabia roja, llenando pozos de muerte,
mas los olvidados siguen recordando,
saben que el país de nunca jamás
no es para estos niños perdidos.

Los olvidados todavía recuerdan
a aquellos que mojan lápidas sin nombre,
aquellos que buscan lo olvidado
en las lagunas de su memoria,
retazos amarillentos de papeles viejos,
historias de sangre y pólvora.
Los olvidados nunca olvidan
las nubes grises que descargaron su tormenta.
Los olvidados nunca olvidan
los truenos de la noche,
un adiós precipitado
por la prisa de la muerte.

domingo, 5 de octubre de 2008

Mägo de Oz - Jesús de Chamberí


Cuando miras demasiado tiempo a los ojos del mundo un pensamiento cruza tu mente, tolerancia y golpes de amor...

lunes, 22 de septiembre de 2008

Así habló Zarathustra


Del amigo

«Uno a mi alrededor es siempre demasiado» - así discurre el solitario. «Uno acaba siempre por ser dos»
"Yo" y "Mí" dialogan siempre con excesiva vehemencia: ¿cómo soportarlo de no mediar un amigo?
Para el solitario el amigo es siempre el tercero: el tercero es el corcho que impide que el diálogo de los dos llegue al fondo.
¡Ay, existen demasiadas profundidades para todos los solitarios! Por eso el eremita busca ardientemente un amigo, y ponerse a su altura. Nuestra fe en otros revela lo que desearíamos creer de nosotros mismos. Nuestro anhelo de un amigo es nuestro delator.
Y a menudo no se quiere, con el amor, más que saltar por encima de la envidia. Frecuentemente también atacamos, y nos creamos un enemigo para disimular que somos vulnerables.
«¡Sé cuanto menos mi enemigo!» - así habla el auténtico respeto, cuando no se atreve a solicitar amistad.
Quien quiera tener un amigo también debe querer hacer la guerra por él: y para hacer la guerra hay que saber ser enemigo.
En el amigo hay que honrar tambien al enemigo. ¿Podrás aproximarte mucho a tu amigo sin pasarte a su bando?
En el propio amigo debemos ver nuestro mejor enemigo. Cuando luches con él debes esforzarte por acercarte a su corazón.
¿No quieres llevar vestido alguno ante tu amigo? ¿Será honroso para tu amigo que te ofrezcas a él tal cual eres? ¡Pero por eso mismo te enviará al diablo!
Quien no se recata, indigna: existen muchas razones para temer la desnudez. ¡Sí, si fueseis dioses, podríais avergonzaros de vuestras vestiduras!
Nunca te adornarás bastante bien para tu amigo: pues debes aparecer ante él como una flecha y un anhelo hacia el Superhombre.
¿Has visto ya dormir a tu amigo, para conocer su verdadero rostro? ¿Pues qué es, por lo demás, el rostro de tu amigo? Sin duda es tu propio rostro, en un espejo imperfecto y tosco.
¿Has visto ya dormir a tu amigo? ¿No te horrorizaste de los rasgos de tu amigo? ¡Amigo mío, el hombre es algo que tiene que ser superado!
El amigo debe ser maestro en el arte de adivinar y de guardar silencio: no tienes que querer verlo todo. Tu sueño debe revelarte cuanto tu amigo hace durante la vigilia.
Un adivinar sea tu compasión: para que sepas primero si tu amigo desea ser compadecido. Tal vez él ame en ti los ojos firmes y la mirada de la eternidad.

La compasión hacia el amigo debe ocultarse tras una espesa corteza: en ella debes llegar a romper tus dientes. Así tendrá la suavidad y delicadeza que le corresponden.
¿Eres para tu amigo aire puro y soledad, y pan, y medicina? Más de uno no logra romper sus propias cadenas y es, sin embargo, un redentor para el amigo.
¿Eres esclavo? En tal caso, no puedes ser amigo. ¿Eres tirano? En tal caso, nadie puede ser amigo tuyo.
Durante demasiado tiempo se ha ocultado en la mujer un esclavo y un tirano. Por ello la mujer no es todavía capaz de amistad: sólo conoce el amor.
En el amor de la mujer hay injusticia y ceguera frente a cuanto en ella no es amor. Y aun en el amor sabio de la mujer hay agresión inesperada, y rayo y noche, al lado de la luz.
La mujer no es todavía capaz de amistad: gatas y pajarillos son todavía las mujeres. O, a lo sumo, vacas.
La mujer no es todavía capaz de amistad. Mas decidme, varones, ¿quién de vosotros es capaz de amistad?
¡Cuánta miseria y cuánta avaricia hay en vuestra alma, varones! Lo que dais al amigo, eso quiero darlo yo hasta a mi enemigo, y no por eso sería más pobre.
Existe la camaradería: ¡ojalá exista la amistad!



Así habló Zarathustra.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Pasen, escuchen y lean...segunda parte...



Sueños de agua

Llora el cielo,
vuelven los pájaros de hielo,
las nubes entristecen,
envejecen los árboles
que se colorean de ceniza y fuego.

Se levantan los hijos
en busca del pienso luego existo,
mas vuelven invisibles a sus escondrijos.

Llora el cielo,
a las montañas les crece barba de viejo,
canas heladas por el paso del tiempo.
La luna toma el relevo
de un sol cansado de solsticio.

Me levanto y te levantas,
la libertad es un sueño
atrapado en el vientre de Cronos.

Llora el cielo,
henchidos parten los ríos
ante la llamada de Poseidón,
todos mueren en su reino
y pierden la dulzura que antaño tuvieron.

Se encorvan los ancianos levantados,
el tiempo pasó por su existencia,
sus almas viven sin cuerpo.

Llora el cielo,
la noria de la vida da una vuelta más,
el renacer interminable del tiempo.
Qué árida es la soledad, cuando el agua moja el deseo
sin calmar la sed de unos labios tuertos.


viernes, 5 de septiembre de 2008

Injusticia

Porque a veces su ceguera no me convence...

Demasiado tiempo
jugando con mi sombra,
mientras escucho la melodía
de mi alma rota.
Lamo mis ausencias
como un animal solitario
amante de la luna llena.
Los ojos del diablo
devoran mi conciencia,
y no hay Dios
que me salve.
Tantos pecados cometidos,
de los que no soy culpable.
Sin más el juicio,
sin más la cárcel,
y es entonces
cuando llora la inocencia
tras los barrotes de mentiras insondables.
Demasiado tiempo
esperando a que el tiempo pase,
demasiado tiempo
esperando que llegue el día.
No quiero venganzas
de ciclón interminable.
No quiero trileros
de cuchillo fácil.
Sólo quiero
una espada ciega,
que me ayude
en el combate.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Jesús Quintero - Cuando me siento aquí...



El silencio es el homenaje para este gran hombre...escuchen...

sábado, 30 de agosto de 2008

Ismael Serrano - Canción para un viejo amigo





Esta canción va dirigida para tres hombres que viajan despiertos en un tren expreso entre poemas y soliloquios iluminados por el faro del pensamiento.

Que comience la sintonía del cuarteto de cuerda...

viernes, 29 de agosto de 2008

Relatos de un Guerrero

Capítulo 2: Despertar


Luz...Huele a tierra mojada...Susurra el viento...
No puedo moverme, estoy en una cama dura y fría rodeado de tenue oscuridad.
Un rayo de luz...Es por la mañana, los pájaros trinan y la luz es débil. Está amaneciendo, puedo sentir la brisa en mi cara. Las paredes son de madera y el aire se filtra entre las angostas ranuras.
Huele a tierra mojada...
Me incorporo con dificultad y vislumbro las gotas del rocío que invaden la ventana. La luz se hace más intensa...
Tengo frío...
La madera se resiente bajo mis pies, parece como si la casa hablara pero sólo cruje. Me duele la cabeza, me invade cierta sensación de embriaguez; me tambaleo como una piñata golpeada por alegres chiquillos.
Tengo frío...
Un simple camisón cubre mi cuerpo, voy descalzo. Abro la puerta, luz...Ante mí un inmenso prado verde, sólo verde. A lo lejos bosque, un mar de árboles frondosos y enormes.
Huele a tierra mojada...
Silencio...Únicamente se oye el crepitar de los árboles y el silbar del viento.
Tengo frío...
Una figura. En mitad del océano verde una figura, delicada, de largos cabellos oscuros. Huye. Corre hacia el bosque, pero no penetra en él. Se para y me observa, quiere que la siga. Me enfundo en una cota de cuero negro y me coloco el gabán de idéntico color, botas negras y guantes negros. Llevo la testa oculta bajo una capucha.
Ya no siento frío...
Cojo mi espada y me la coloco a la espalda de forma que la empuñadura sobresale por mi hombro derecho.
Me está llamando...no habla, pero me está llamando...
Huele a tierra mojada...

Comienzo a caminar en dirección al bosque. Ella está posada sobre la hierba, protegida por dos enormes árboles. Inmóvil, me observa fijamente, atrayéndome con sus profundos ojos.
Una melodía invade mi mente y hace aflorar sentimientos que ni siquiera sabía que existían. Es curioso, sus labios carnosos no se despegan, pero aún así yo la oigo. Intento entender la canción, mas es una lengua desconocida para mí.
Suena bien…
Intento detenerme aunque no lo consigo, mis pies se deslizan sobre un manto verde salpicado de colores. Estoy cada vez más cerca y ella sigue en pie, inmóvil con su mirada fija en mí como si de una estatua, esculpida con sumo cuidado, se tratara.
De repente rompe su quietud y su delicada mano se adelanta invitándome a que sostenga sus delgados dedos.
Tengo frío…
Un manto oscuro ha cubierto el cielo mientras diminutas lucecitas blanquecinas se reparten el techo del mundo. La luna llena ilumina la oscuridad de la noche y la figura femenina sigue allí, con el brazo extendido, la mirada fija y los labios sellados.
La canción de mi mente se detiene y la hermosa figura ha emprendido una carrera a través del denso bosque. Me ajusto la espada y comienzo la persecución. Es rápida, muy rápida. Se desplaza por el bosque como si el suelo estuviera libre de arbustos y maleza.
No es humana, no puede ser humana. Pude vislumbrar sus rasgos y eran demasiado bellos para una mujer de mi raza, además creí ver sus orejas terminadas en punta. Es elfa, la canción estaba en élfico, pero un dialecto que no conozco.
Silencio…
Ha cesado el leve crujir de las hojas secas…Se ha detenido, me observa desde algún lugar donde mis pobres ojos no alcanzan a verla. Agudizo mis sentidos, concentro mi mente y respiro lentamente…silencio…demasiada calma, demasiado silencio para un bosque, ni un roedor, ni un pájaro, nada…
Deslizo suavemente mi mano hacia la empuñadura de mi espada, pero no, demasiado larga para poder luchar entre esta espesura. Con la misma suavidad anterior mi mano se desliza buscando la daga oculta que pende de mi cinturón. La hoja rompe el silencio por el roce con la vaina.
Algo se mueve tras de mí. Puedo sentirlo. De nuevo reina un absoluto silencio…está cerca, muy cerca…Me daré la vuelta rápidamente y sorprenderé a mi atacante con un tajo fugaz.
Se rompe el silencio por el crujido de una rama seca. Estoy seguro, está tras de mí. Tengo que ser rápido y certero.
¡¡Ahora!! Giro bruscamente con los ojos bien abiertos y el puño apretado sujetando con fuerza la daga…Falsa alarma, una figura que no levanta más de veinte centímetros del suelo. Es un tejón que busca comida al resguardo de la noche.
Espera, otra vez esa sensación…Alguien me ha cogido del brazo y me ha desarmado… ¿quién es?...El tacto de su piel es suave y no aprieta con demasiada fuerza, pero me siento débil…me duele.
Ella acerca su hermosa boca a mi oído y susurra unas palabras:
- Nenlass, anma sôn nenlass.

No se qué significa, aunque no lo dice con odio. Su voz emana tristeza y un leve brillo producido por la luz de la luna me indica que lágrimas surcan su rostro, dejando marcas de dolor.
Lentamente saca el puñal de mi espalda.
- Nenlass, anma sôn nenlass.
De forma pausada me va dejando caer al suelo entre sollozos…No comprendo nada, ¿por qué mi asesino llora a su víctima?
Rebusca entre sus extraños ropajes que simulan a la naturaleza, hasta que da con lo que buscaba. Saca un pequeño papel y lo introduce en mi bolsillo…Se me está nublando la visión, su voz está cada vez más lejana.
- Nenlass, anma sôn nenlass.
La veo marcharse y desaparecer entre el oscuro bosque, secándose las lágrimas. No comprendo nada…No duele la herida, sólo quiero descansar, tengo sueño…oscuridad…silencio…ya no duele.


sábado, 23 de agosto de 2008

Pasen, escuchen y lean...



Sueños de fuego

Arde el cielo,
cenizas cubren mi cuerpo de fina escarcha incandescente.
Gris se tiñe el cementerio,
un torbellino hace estragos en mis recuerdos,
llora la herida de viejos compañeros.
El alma se disfraza de invierno
con colores de hojas de otoño,
y un corazón se despluma al caer al suelo.

Arde el cielo,
pensamientos derretidos gotean al ritmo de la muerte.
Sudor que riega flores de olvido,
vientos que arrastran pétalos inertes
en una danza invisible de colores fríos.
Ya no recuerdo a qué huelen los sueños.
Quizá sea porque están lejos,
quizá sea porque están muertos,
quizá no quiera verlos.

Arde el cielo,
respiro el hollín que deja un ángel al escapar del infierno.
Vuela tan alto que se hace nube,
tan descuidado que no ve el fuego,
y su voz dormida desciende hasta morir conmigo.
Ya olvidé a qué saben los sueños.
Quizá sea porque no los veo,
quizá sea porque no los tengo,
quizá todos ardieron.


martes, 12 de agosto de 2008

Luis Eduardo Aute - Besos como balas


Un poquito de mí...



A riesgo de que digan que estoy loco

por no buscar el oro en lo que toco,

no pienso rebelarme contra mi enajenación.

Cansado de vivir sin salvavidas,

sé bien que no es la mano del Rey Midas

la que vendrá a salvar mi naufragado corazón.


Y no me romperán los huesos ni quemarán mis alas,

les basta y sobra con dar besos,

besos como balas...


Me advierten "mira, no juegues con fuego,

respeta al menos las reglas del juego

o hazte a la idea de tener a mano un extintor".

Declaro que me bato en retirada,

no sé jugar con las cartas marcadas,

será que nunca tuve vocación de ganador.


Y no me romperán los huesos ni quemarán mis alas,

les basta y sobra con dar besos,

besos como balas...


Me recomiendan que no escupa al cielo

si mi propósito es pisar el suelo

y no cruzar una tormenta en vuelo sin motor.

Aunque me expulsen de sus paraísos

no pienso doblegarme a sus avisos

y menos si quien viene a darme aviso es un traidor.


Y no me romperán los huesos ni quemarán mis alas,

les basta y sobra con dar besos,

besos como balas...













jueves, 7 de agosto de 2008

Diosa Luna




Porque la noche tiene algo especial...


Ayer fue la Luna
la que rompió mi silencio,
llorando plata desde el cielo.
Arrancóme un suspiro de aire lento,
y una mirada de triste sentimiento.
¡No me llores reina de la noche,
que tus lágrimas mojan mi alma!
¡No me mires áurea princesa,
que tus ojos son dos llamas!

Anoche fue Ella
la que rompió mi calma,
entrando sin permiso por la ventana.
Metióse tranquila en mi cama
y se marchó sin decir nada,
dejando aroma a estrella
en mi almohada.
¡No te marches diosa blanca,
que tu olor me embriaga!
¡No te escondas flor albina,
que sin tu luz pierdo la vida!

Anoche fue la Luna
la que susurró en mis sueños,
despertándome con sus lamentos.
Levantóme fugaz
para mirar al firmamento,
un amanecer teñía de rojo
a sangre y fuego, el nuevo cielo.
Ella había muerto…

martes, 29 de julio de 2008

Sueños de un seductor

Mis querid@s naufraguit@os, vean de la mano de Woody Allen a lo que me refería con las palabras de hace dos días. Cuánto daño está haciendo el postmodernismo...

En fin, disfruten de la reflexión...

domingo, 27 de julio de 2008

Pensamientos de una noche de verano



Llevaba tiempo sin escribir y finalmente la noche me ha dado palabras. Ha sido ella la que ha arrancado de mí un trocito de mi ser para sellarlo a fuego en un papel.

Cuando escribo, normalmente, lo hago para mí; es como si extrajera mis recuerdos, mis pensamientos y sentimientos. Es descargar tensiones, es imaginar que no estoy solo y poder compartir mis sueños con algún desconocido de rostro familiar. Es hacer sentir al otro una sensación parecida a la que recorre mi cuerpo en el instante en el que me derramo sobre una virginal hoja de papel.

Es precisamente ahí donde quería llegar, porque últimamente he encontrado hijos de la noche que han conseguido estremecer esta humilde alma y en estos tiempos que corren se agradece. Y se agradece porque la originalidad parecer ser que ha pasado a convertirse en un fantasmagórico pensamiento que asusta a los que se hacen llamar “artistas”.

No es ya la originalidad lo que peligra sino la expresión, porque suelo ver palabras vacías por doquier, poemas que no son más que cáscaras, ruido que se disfraza de canción en un vano intento por asombrar en alguna fiesta de carnaval. Veo apariencia, veo una fiesta de disfraces donde nadie expresa nada, donde la ideología es una quimera; una fiesta de disfraces en la que bajo las máscaras y antifaces se esconden mundos grises y vacíos que solamente insinúan, pues no tienen una posición firme que defender.

Se dicen poetas porque una vez se les ocurrió escribir en verso a un amor fallido, se hacen nombrar pintores porque un buen día garabatearon en un lienzo, toman el título de músicos porque saben rasgar un par de acordes en una sufrida guitarra o se denominan cantantes aquellos que saben afinar con sus canciones favoritas. Y así podría seguir largo y tendido.
Queridos lectores, desde mi opinión (puntualizo que es mi propia opinión no vaya a salir algún exaltado que piensa que intento imponer mis forma de pensar, mas lo único que hago es defender mi postura ante una realidad tangible que nos va cubriendo poco a poco como nubes azabache que amenazan con descargar la tormenta sobre nuestras cabezas), el poeta, el músico, el escritor, el cantante, el etc. lo es porque se ha construido y ha sabido llevar una trayectoria que lo avala, no porque haya nacido con el título heredado de algún pasado nobiliario. Lo es porque ha demostrado que sabe hacer lo que mejor se le da, porque a lo largo de los años ha sabido crear maravillas del mundo que embellecen este esperpéntico lugar en el que nos ha tocado vivir.

Así que mis queridos naufraguit@s no hagan del arte una fachada en la que sólo importa cuán bonita queda por fuera, hagan que cuando entre uno en su interior no pueda cerrar la boca del asombro en el que se ha visto sumido ante tal belleza.



P.D.: Gracias a todos aquellos que siguen estremeciendo mi alma con sus palabras y sonidos.

P.D.2: No soy náufrago porque llegara a una isla desierta, soy náufrago porque me quedé a pensar en ella.

martes, 24 de junio de 2008

domingo, 8 de junio de 2008

Annie Hall II



Cambiando un poco la línea argumental anterior, hoy Woody Allen y su magnífico manejo del séptimo arte nos enseña hasta qué punto llega la pedantería postmoderna.
Naufraguit@s míos, si la vida fuese así de fácil...

lunes, 26 de mayo de 2008

Homenaje para Ellas


Porque son la mejor compañía...


Ellas

La poesía en silencio,
la música sin ruido,
la pintura con nadie.
La poetisa soledad
crea una melodía
acariciando un lienzo
con el pincel del aire.

Silencio entre los versos,
ruido de instrumentos,
ausencia en los cuadros.
La mujer ausente
dibuja estrofas
con las notas de una canción
que sólo ella leyó.

La poesía se dibuja,
La música se escribe,
La pintura se escucha.

domingo, 11 de mayo de 2008

Maná - Cuando los ángeles lloran

En este día de tormenta, la voz del silencio dice que cada vez que llueve es porque un ángel llora la muerte de la justicia, lágrimas que riegan los campos donde crecerán aires de revolución.

viernes, 9 de mayo de 2008

No ver, no oír, no hablar


Hoy la poesía se dibuja y la pintura se escribe.
Garras en la noche,
emana tinta roja
de heridas inocentes,
que dibujan miradas
de niños sin miedo.

Arañazos en las sombras,
gatos negros erizados
por mirarse al espejo,
reflejando esperpentos
de realidades imaginadas.

Zarpazos en la oscuridad,
girones de humo
rasgados por la rabia
del animal ciego,
del animal ensordecido.

martes, 29 de abril de 2008

Relatos de un Guerrero

Capítulo 1: El encuentro
Escucho un ruido a mi espalda, me doy la vuelta tranquilamente con las manos en la empuñadura de mi acero. Pobre infeliz, no sabe con quién se enfrenta.
- Te doy la oportunidad de que huyas. No te lo voy a repetir así que piensa bien tu próximo movimiento si no quieres pasar a mejor vida.
- ¡Maldito arrogante! ¡Vas a morir!

Aquel desgraciado desenvainó y se abalanzó sobre mí sin tan siquiera pensar una estrategia, solamente impulsado por su instinto asesino.
Veo perfectamente la escena, es como si ocurriera todo ralentizado por algún extraño hechizo. El futuro cadáver se apresuraba hacia mí con la espada en alto, no tengo más que desviar su mandoble y desenvainando mi daga apuñalar su costado.
Sucedió tal como predije, con un movimiento fugaz aparté su golpe quedando mi espada con la punta en el suelo y dejándome desprotegido, aunque no contaba con la destreza de mi mano izquierda que no permitió más ataques, pues un puñal hacía correr la sangre en su lado derecho.
Su cara me dijo que había acertado y en sus ojos la rabia se tornó en miedo y dolor. No quería prolongar su sufrimiento a sí que alcé la espada desde el suelo abriéndole el pecho mortalmente.

- No te enfrentes a oponentes más fuertes que tú, suicidarse no sirve de nada.

Abandoné aquella sala que olía a muerte, atravesé un oscuro pasillo, subí por unas escaleras de caracol, abrí bruscamente la puerta que apareció frente a mí y entré en una gran sala de aspecto diáfano con armas colgadas por toda la pared, armas de todo tipo.
Algo me decía que no estaba sólo en aquella semipenumbra.

- Muéstrate, sé que estás ahí.

- ¿Me pasas la espada que hay a tu espalda?, es mi favorita.

De entre las sombras surgió un personaje bastante curioso, no ya por su aspecto sino por la tranquilidad de su voz. Este podía ser un buen enemigo a batir; hacía tiempo que no encontraba a nadie a mi altura, así que descolgué el arma de la pared y se la lancé amistosamente en señal de respeto.
Estuvimos un par de minutos observándonos mutuamente, midiéndonos, trazando planes de ataque, sopesando las diferentes posibilidades.
Sus ojos no me trasmitían ninguna sensación, ningún sentimiento. Él me miraba con ojos cansados, su cuerpo firme y bien moldeado no acompañaba a aquella mirada. Una mirada tranquila como su voz, una mirada muda.
Mi tranquilo acompañante inició el duelo con estocadas sencillas fáciles de interceptar, sólo quería probar mi habilidad como espadachín, medir las fuerzas antes de entablar el verdadero combate. Su juego de pies era magnífico, casi podría decir que estaba peleando con un bailarín, pero lo que verdaderamente me sorprendió fueron sus ojos. Aquella mirada no había cambiado lo más mínimo, seguía impasible, sin expresión, sin emociones.
He luchado con multitud de guerreros y todos ellos me hablan a través de sus ojos. Unos están llenos de rabia, otros de odio, algunos con miedo, otros disfrutan con el fervor de la batalla o sesgando vidas e incluso algunos sólo buscan poder encontrar algo de valor entre los despojos de sus víctimas. En cambio estos ojos son como dos cuencas vacías, lo único que puedo acertar es una mirada cansada.

El duelo se intensifica y los aceros entrechocan hábilmente, su destreza es envidiable y consigue ponerme a la defensiva, por lo que me veo obligado a empuñar la daga para usarla en la ofensiva mientras la espada evita que este “cansado” espadachín salga victorioso.
Tengo que encontrar un hueco entre sus defensas antes de que la fatiga haga mella en mis reflejos.
Doy un salto hacia atrás con el fin de preparar alguna estratagema, pero mi contrario no está dispuesto a dejarme pensar ni un solo segundo y con la hoja en alto viene en mi busca. Puedo aprovechar y repetir el ataque que terminó con mi anterior rival, así que con una fugaz estocada desvío la trayectoria de la espada que busca mi cabeza, me balanceo hacia atrás para tomar impulso y poder ensartarlo con mi puñal. Sorprendentemente mi cansado amigo esquiva mi intento con gran agilidad y volvemos a encontrarnos a una distancia prudente de examen mutuo.
Es como si todo hubiera vuelto al principio del duelo, a excepción de una extraña mueca que se dibujaba lentamente a modo de sonrisa en los labios de mi enemigo, mas sus ojos continuaban vacíos.
Su mirada cansada desvía la mía hacia la herida en el brazo. Ahora era mi sangre la que emanaba de un pequeño corte situado por debajo de mi hombro. Esto me pasa por subestimarle, ¡qué estúpido!, usar la misma maniobra con dos duelistas totalmente distintos en habilidad.

- Ha estado bien, me he divertido. Nos volveremos a encontrar.

- ¡¿Qué?! Esto no ha acabado, no seas cobarde.

- Cuando mejores nos encontraremos de nuevo. Tú mismo lo dijiste, suicidarse no sirve de nada.

Dicho esto regresó a las sombras de donde había salido y desapareció.

domingo, 13 de abril de 2008

Un adiós que es un hasta luego

Porque hay días vacunados contra el olvido...
Un adiós que es un hasta luego,
un abrazo entre dos cuerpos,
dos almas que son una,
besos de sabor a consuelo.

Un viaje sin distancia,
susurros en los oídos del viento,
una mirada atraviesa fronteras,
tinta que moja otro universo.

Un cielo que es compartido,
una lágrima en un frasco,
dos sonrisas que se miran,
un te quiero muy callado.

lunes, 7 de abril de 2008

Los edukadores

Como continuación de la entrada anterior os dejo aquí una obra maestra proveniente de Alemania, que ha pesar de no ser tan conocida como cualquier producción del omnipotente Holliwood, es para mí una gran película que os animo a ver entera y no conformaros con estos cortos 4 minutos.

Así que mis queridos compañer@s, que disfruten de la reflexión...

viernes, 4 de abril de 2008

Una ventana, muchos paisajes



Por una misma ventana pueden observarse infinidad de paisajes según la estación, según las previsiones meteorológicas, según la hora, si es de día o de noche, si es mañana o tarde, etc. etc. Pero sobretodo pueden observarse distintos paisajes según nuestro estado de ánimo.
Un horizonte nublado y lluvioso puede elevar las comisuras de nuestros labios y animarnos a convertir un folio en blanco en una historia.
Un día de radiante sol puede echar las persianas de nuestra imaginación y oscurecer nuestros pensamientos.
Una noche puede alumbrar más que el carro de Helios en estampida de este a oeste. A la vez que una mañana puede ser tan opaca como el reino de Selene.

Hoy os muestro uno de mis paisajes, una de las vistas que me regala ese portal hacia la fantasía que muchos llaman ventana.
Hoy quiero enseñaros cómo a través de una imagen podemos extraer un nuevo mundo, buscar la manera de disipar esa niebla que oculta una realidad innegable.

Naufraguitos y naufraguitas, hoy os animo a decir no a la niebla que enturbia nuestras mentes y nos convierte en meros espectadores de un esperpéntico escenario.
Hoy os animo a participar, porque esperar a que suceda lo mejor no lo convierte en verdad. Amigas y amigos, ya lo dije una vez y lo repito de nuevo: no tengan miedo de nadar contracorriente, puesto que la oveja negra no es la descarriada.

sábado, 29 de marzo de 2008

Annie Hall

Mis querid@s naufraguitos y naufraguitas, hoy os dejo con Woody Allen y como suelo hacer en estos momentos, mejor disfrutar del vídeo que entretenerse con comentarios que no harían mas que repetir lo que podéis ver por vosotros mismos.

sábado, 22 de marzo de 2008

Memorias de un Náufrago

Capítulo 2: Reflexiones


Miro por la ventana y veo que ha salido el sol, pero las nubes todavía no se han ido. Siguen ahí conspirando, esperando verme salir sin paraguas para llorarme y cubrirme con sus lágrimas insípidas.
Me gusta quedarme de pie mirando por la ventana, observando la ciudad desde mis alturas, observando una ciudad inmóvil inmersa en su infinito trajín de gente, coches, perros, gatos y demás actores de toda urbe de este mundo.
Me gusta vivir lejos, alejado de ese esperpéntico concierto de claxon, sirenas y multitud de voces. Me gusta saber que respiro aire limpio y que tengo un bosque tan cercano que podría ser ermitaño en mi propia casa. En cierto modo lo soy, soy un ermitaño con función de embajador, un náufrago en una isla desierta con puerto.
Quizá sea yo la figura del cuadro, una sombra en mitad del paisaje vacío. Una sombra bajo la luz es sombra, pero una sombra bajo la oscuridad se pierde, se hace oscuridad.
¡Bah! No hago más que desvariar en un mundo tan cuerdo que enloquecería hasta al más cabal, que no es más que justificar mi propia locura.
No puedo evitar pensar en una vida en comunión con la naturaleza, disfrutando de los árboles, de las flores, los animales, saborear los olores que trae una leve ráfaga de viento, escuchar el maravilloso silencio entre ramas nerviosas y algún que otro trinar. Tumbarse a la sombra de un olivo con no más que mi propio pensamiento, sin preocuparme por las agujas de un maldito dios que apuñala la tranquilidad con cada tic-tac de sus brazos en circular movimiento. La maldición del hombre, estar atrapado en el devenir de su propia historia no escrita; estúpidas cárceles para Cronos…
Desvío la mirada y observo otro cambio en mi cuadro, ya no es ese simple paisaje de niño, ahora es más complejo, la vegetación es más variada y ha crecido un olivo que da sombra bajo sus numerosas ramas. Pero la figura sigue sola aunque ya no está tan difusa, puedo acertar ciertos rasgos, sin embargo sigo sin averiguar si se trata de un hombre o una mujer.
La figura ahora está sentada bajo el hacedor de aceitunas, mirando al frente, mirándome a mí; incluso me atrevería a decir que intenta decirme algo, que intenta hablarme. No averiguo su rostro y a pesar de ello me resulta conocido, me trasmite confianza, tranquilidad.
Nunca pensé que un cuadro pudiera trastocar mi vida de tal forma como lo hace este, mi cuadro.
Un desagradable sonido me saca de mi abstracción. Miro mi muñeca y le dedico una mirada de desprecio a la prisión del tiempo que me avisa de mis compromisos con la realidad. ¡Qué mundo de prisas y sin descanso!
Muchas veces me invade el deseo de huir fuera de esta fugaz sociedad de carreras laberínticas hacia una meta sin definir, una meta sin medalla segura y con tantos obstáculos como un campo de minas. Horrible competencia la de este mundo.
Pero en fin, tendré que ponerme a estudiar un día más, un día más sin importancia, sin nada especial. En realidad como todos los demás.
Qué manía tiene la gente rodeando en el calendario aquellos días “especiales”, aniversarios, cumpleaños, festivos, el primer beso, el día que la conocí y así hasta un sinfín de razones para colorear “ese” día en el almanaque.
Qué estupidez, nos empeñamos en que esos días sean felices y maravillosos y si no es así caemos en depresión o por lo menos nos enfadamos.
El primer beso, ¡ja!, cuando lo di ni siquiera sabía lo que significaba besar y no me refiero a unir los labios, eso sabe hacerlo todo el mundo, lo que digo es unirte a otra persona de tal manera que el vello se te erice y un enjambre de mariposas atrapado en el vientre baile al son de los latidos de un corazón tembloroso.
El aniversario, otra estupidez, reducir esas mariposas a un círculo sobre un número insulso y aderezarlo con regalos que cuando todo acabe pasarán a ser fantasmas habitantes de un cajón que nos dará miedo abrir por recordar un pasado olvidado.
Total, más vale que me ponga a estudiar de una vez antes de que llegue la noche y eche otra tarde por alto con mis devaneos mentales.
Dejo de mirar por la ventana y preparo mi atril sobre la mesa de estudio, pero antes de sentarme en la silla dispuesto a sumergirme en el compromiso, descubro otro cambio más en mi cuadro. Ha surgido otra sombra.
Parpadeo y me froto los ojos para comprobar que no es una ilusión, vuelvo a mirar y sigue ahí. No es una figura humana, parece un perro o más bien un lobo, un lobo agazapado entre la maleza como esperando algo.
Lo miro fijamente y noto que él también me mira, oculto entre la novicia vegetación. De repente oigo algo, un mensaje difuso, cierro los ojos e intento agudizar mi oído para escuchar los extraños susurros.
Una brisa acaricia mi pelo y un aroma floral hace que abra los ojos. No puede ser, estoy en medio de un bosque, estoy en medio de mi bosque. Noto como algo me observa inquisitivamente, se levanta y la sombra se perfila con forma canina.
Es imposible, estaba en mi cuarto, cierro los ojos y en cuanto los abro estoy dentro de mi cuadro…

martes, 18 de marzo de 2008

Poema para Julia II

Porque un sueño vale más que mil palabras...
Alma

Es tan intenso el sentimiento
que me parto en dos.
Mi cuerpo se queda con la rutina,
mi alma vuela lejos
y lleva un corazón entre sus manos,
una brújula que me guía,
que me lleva a extraños páramos.
Finalmente te encuentro ahí,
sentada y sonriente
sumergida en mil y un pensamientos.
Mi alma se acerca a ti, silenciosa,
poseyendo tu cuerpo
de amazona poderosa,
y cambia un corazón por otro.
En tu cuerpo queda el mío,
en mi cuerpo tu corazón robado.
Ahora el océano es sólo un charco.
Yo te tengo aquí,
y tú me tienes a tu lado.

domingo, 16 de marzo de 2008

Joaquín Sabina - Y sin embargo



Hoy rompe el silencio un hombre con guitarra y bombín, que consigue acallar a las olas y enmudece al viento para inundar con su voz rajada hasta el lugar más recóndito de mi isla.

No se paren a oir, mis queridos naufraguit@s, deténganse a escuchar...

viernes, 14 de marzo de 2008

Yanki go home!!




"Para mantener
una economía
de guerra
hace falta
la guerra"

Federico Mayor Zaragoza






La Edad de
la Mentira






Esto no está dirigido hacia los ciudadanos de los EE.UU. sino hacia su Gobierno neoliberal y la oligarquía que se encarga de masacrar por dinero.


Esto va en contra de la guerra de ríos de sangre negra, contra el imperialismo, contra el monopolio de la guerra, contra el terrorismo de Estado, contra la impunidad de los asesinos de guante blanco...en definitiva contra aquellos que llenándose la boca de democracia no son más que los constructores del Gran Reich Yanki.

jueves, 13 de marzo de 2008

El mito de la caverna


Entre febriles pensamientos un haz de luz ilumina la caverna de un filósofo condenado a ver sombras pasar, mientras encadenado, sabe que las sombras son proyectadas por verdades de un mundo de sol.
Una melodía inunda la cueva y las cadenas estallan, el techo comienza a derrumbarse y el suelo baila sin un ritmo definido.
Corre y corre entre escombros y charcos surgidos del trajín de su pensar. Corre y corre, huye hasta ver la salida y nada más salir tropieza y cae arrodillado con la cabeza sumisa.
Siente calor en la nuca, levanta la mirada y un insolente sol ciega por un instante al pensador hasta que sus ojos se acostumbran al infinito paisaje que se extiende fuera de su prisión de roca.
Ahora puede ver su propia sombra y puede ver cómo las sombras nacen de los pies de las cosas y no viven en una pared fría y dura.
Ahora puede respirar aire puro y no el espeso ambiente viciado de su antigua cárcel.
Ahora puede…


Espero disculpen la ausencia, pues todo náufrago sabe que no siempre la botella trae mensaje.

sábado, 23 de febrero de 2008

Memorias de un Náufrago

Capítulo I: El cuadro


Hoy he comprado un cuadro, no sé porqué, no soy aficionado al arte, pero aquel hombre me hipnotizó con su mirada y no pude evitar acercarme.
Era un personaje bastante curioso, barba abundante y canosa, gafas redondas y pequeñas, vestía de forma muy peculiar, parecía algún espadachín a sueldo salido de la imaginación de Pérez Reverte mezclado con un lúcido Quijote…

- Hola Náufrago, tengo algo para ti.

Me quedé sorprendido, ¿cómo aquel extraño vendedor ambulante sabía mi nombre?, pero no mi nombre sino mi pseudónimo, es decir, sabía quién era, aunque no quién era para los demás sino quién era para mí mismo.

- No te preocupes no soy de la CIA ni del servicio secreto, - una leve sonrisa se dibujó en aquel rostro semioculto - dejémoslo en que soy un viejo amigo.

Yo seguía sin salir de mi asombro e intentaba escrutar aquel rostro oscurecido por la sombra de un sombrero de ala ancha. Tras fracasar en mi intento por descubrir quién era aquel anónimo personaje me atreví a hablar:

- ¿Quién eres?
- Ya te lo he dicho, ¿es que no escuchas? Soy un viejo amigo.
- Viejo sí, pero amigo…no sé. No recuerdo haberte visto nunca.
- ¡Jaja!, no soy tan viejo como parece pequeño aprendiz. Y respecto a lo de haberme visto, pues quizá no lo hayas hecho, pero porque no has querido.
¡Pero bueno! Vamos a lo que vamos…tengo algo para ti.
- ¿Qué es?
- Un cuadro.
- ¿Un cuadro?
- Sí un cuadro – rebuscó entre sus cosas y sacó un lienzo de unos 40cm de largo y 30 de alto - Toma cógelo, es tuyo.

Receloso, aunque picado por la curiosidad, lo agarré y lo observé atento. Quedé absorto hasta que la voz de “mi amigo” me sacó de mi abstracción:

- Verás que es un paisaje vacío, pero no te preocupes se irá completando con el tiempo.
- Yo no sé dibujar – le dije sin levantar la mirada de mi cuadro.
- En ningún momento te he dicho que tengas que saber dibujar, ni tienes que aprender, mas tu cuadro se irá completando, ya lo verás.

De repente comenzó a llover y raudo resguardé mi cuadro como pude en mi mochila. Cuando alcé la mirada mi “viejo amigo” se había esfumado, debía de correr como un condenado porque no llegué a ver cómo se alejaba por alguno de los extremos de la calle.

Qué extraño personaje…la verdad es que estas cosas sólo me suceden a mí, creo que tengo una especie de imán que atrae a los locos, pero locos extraños si es que eso existiera.

No llevo paraguas, pero no me importa, me gusta que me llueva. Me gusta sentir las gotas recorrer mi rostro hasta que deciden suicidarse y lanzarse al vació para estallar en racimo.
No paró de llover en todo el camino, es más diría que conforme me iba acercando a mi casa más intensa se hacía la lluvia.
Los paraguas son una mierda, siempre termino rompiéndolos o perdiéndolos por algún lugar, además siempre que lo llevo no llueve o llueve con viento, lo que lo hace inútil y cuando lo dejo en casa siempre me llueve, pero en fin qué más da, si me gusta mojarme.

A los veinte minutos caminando bajo la lluvia llegué a mi casa, saqué las llaves, abrí la puerta, me descolgué la mochila, me quité el abrigo empapado y saqué mi cuadro. Seguía vacío, un paisaje con no más que árboles, montañas y nubes; podría decirse que es el típico paisaje que imagina un niño cuando se le manda que dibuje uno.

Subí las escaleras y entré en mi cuarto, silencioso y oscuro. Encendí la luz y rápidamente supe donde iba a colgar mi cuadro, así que sin darle más vueltas fui a por las herramientas necesarias e hice un par de agujeros en la pared, encajé dos alcayatas…et voila!


Devolví las herramientas a su sitio y cuando entré de nuevo en mi cuarto vi que había algo nuevo en mi cuadro. Pensé que era una mancha, pero conforme me iba acercando me daba cuenta de que era una figura humana, como una sombra sin rostro definido, no sabría decir si era hombre o mujer.
Allí estaba de pie, como observándome desde la oscuridad, una figura solitaria en mitad de aquel paisaje…