miércoles, 17 de septiembre de 2008

Pasen, escuchen y lean...segunda parte...



Sueños de agua

Llora el cielo,
vuelven los pájaros de hielo,
las nubes entristecen,
envejecen los árboles
que se colorean de ceniza y fuego.

Se levantan los hijos
en busca del pienso luego existo,
mas vuelven invisibles a sus escondrijos.

Llora el cielo,
a las montañas les crece barba de viejo,
canas heladas por el paso del tiempo.
La luna toma el relevo
de un sol cansado de solsticio.

Me levanto y te levantas,
la libertad es un sueño
atrapado en el vientre de Cronos.

Llora el cielo,
henchidos parten los ríos
ante la llamada de Poseidón,
todos mueren en su reino
y pierden la dulzura que antaño tuvieron.

Se encorvan los ancianos levantados,
el tiempo pasó por su existencia,
sus almas viven sin cuerpo.

Llora el cielo,
la noria de la vida da una vuelta más,
el renacer interminable del tiempo.
Qué árida es la soledad, cuando el agua moja el deseo
sin calmar la sed de unos labios tuertos.


2 comentarios:

El Farero dijo...

El tiempo pasa, mente y corazón se unen y se separan, chocan... estos choques llenan de significado las palabras, las inunda, y las deja derramándose lentamente para que los demás las tomemos.

Sigue habitando esta playa y alumbrándome con tu hoguera.

Un abrazo

My dijo...

sería precioso
poder empaparse de esa lluvia de lágrimas,
ser un pájaro con unas alas congeladas y una nube de color gris que todos miraran con rabia.

lo que nadie sabe es que esas plumas se secarán algún dia y volverán a volar,
lo que no piensan al mirar esas nubes es que cuando el viento nos deshaga en el cielo.. abriremos paso a los rayos de luz, y desvistiremos todos los colores del arco iris para aquellos que supieron esperarnos.

quiero.... quiero ser un árbol viejo de ese parque por el que paseas, y dejar caer una hoja de otoño sobre tu espalda, quizá despierte en ti una sonrisa, quizá no sea tarde y aún seamos un alma con cuerpo.. o un cuerpo con alma.. dispuestas a valorar cada leve instante de vida en nuestras mejillas.

y mojaríamos juntos este deseo de ser libres, y volveriamos a ser ese llanto de estrellas al evaporarnos hacia el cielo.... y asi cada dia podríamos revivir este pequeño milagro.

es bonito seguir vivos,
aunque sólo sea un sueño,

un sueño de letras.. de agua y de papel.