jueves, 12 de febrero de 2009

Es lo que necesitaba...

Imaginación

Nunca te imaginé tan cerca,
tan cerca que nuestras miradas
construyeron un puente entre nuestras almas;
tan cerca que compartimos el aire
para expulsar un solo aliento;
tan cerca que confundimos el tiempo
sobrepasando la luz, el sonido y nuestros cuerpos.

Nunca imaginé compartir contigo
brisas de primavera
en este invierno tan crudo.
Compartir aves de paso
que siempre vuelven
cuando te imagino.
Compartir reflejos diminutos
en un universo
con una sola estrella.
Y también, imágenes fugaces
de cine mudo
inmortales como tu sonrisa.

Nunca imaginé que tu voz
compusiera melodías
para mi música,
ni que tu silencio
sea la causa de mis locuras.
Tampoco imaginé que la Luna
mirara celosa por mi ventana,
llorando sin cesar ríos de plata
sobre la desnudez de tu espalda.

Nunca imaginé que los sueños se cumplieran.
Nunca pensé que los deseos existieran.
Pero sucede que a veces
la imaginación nos rodea
y podemos vivir en ella.

1 comentario:

El Farero dijo...

Ya era hora de ver brillar dos hogueras en tu playa, y otras dos en tu cara.
ya era hora de ver dos cuerpos tumbados en la orilla... y es que ya sabes... que "Cuando dos cuerpos"...

Un abrazo, te quiero.