miércoles, 11 de marzo de 2009

Deseos y caricias

Deseos

Escribo mis deseos sobre tu espalda
con la lujuria del novato
y la delicadeza de la pluma,
mientras cantas entrecortada
la estrofa de una canción prohibida.
Perlado ya tu vientre de rocío salado,
descienden mis serpientes
en busca del dulce bocado,
que acelera los vientos de tus labios.

El rítmico crepitar de la hoguera encendida
derrite tu invierno y fluye el río,
humedeciendo mi concupiscente tacto
que nada a contracorriente.
Tus sílabas sobre mi piel versada,
de pergamino y seda china,
sollozan la explosión divina
de la cueva del milagro.
Tú gritas a la tormenta.
Yo espero a la calma,
empapado de tu cálida lluvia.




3 comentarios:

Anna. dijo...

Tan bello como un poema escrito con besos sobre la piel del Alma...

Un abrazo.

Anna.

My dijo...

Has venido a rescatarme.
Has vuelto y yo no estaba
sentada en esa orilla.. esperando como cada noche.. tu pecho como almohada..

No estaba ni mi cuerpo
ni mi alma, ni mi piel..
estaba ausente y perdida,
estaba lejos y no veía
la luz de tu faro arder.

pero tus manos en la arena
dibujaron cada sueño en mi espalda, recogiste mi pelo, me empapaste de lluvia, y un escalofrío recorrió suavemente los pies.. y te vi, resquebrajando los temores con el alba, ahuyentando los fantasmas.. trepando con la espuma del mar sobre mis pies..

y entonces comprendí que tú y yo
eramos verso y silencio,
y que sólo un beso de luna
nos podía deshacer.

gracias por volver.
no te vayas nunca.

arrullo el eco de tu voz
en mi caracola.

Allek dijo...

tus palabras son terciopelo..
un fuerte abrazo.....