jueves, 18 de junio de 2009

Contradicciones coherentes



Preso nocturno

Necesito amar,
pero no sé cómo.
Jaula de barrotes herrumbrosos
que se desmoronan lentamente
sobre el reino de Morfeo,
y me desvelan una noche eterna,
que dura todo el día.
No quiero al Sol,
porque quema los brotes de esas flores
que causan en mí
el estertor de vida.
Oscuro néctar que beben
mis versadas memorias.
Pirámides que esclavizan las almas
de cinco guerreros avezados
en la batalla líquida
absorbida por enemigos íntimos
diáfanos y albos.

Necesito amar,
pero no sé cómo.
Sombras de realidades ajenas,
que castigan con cadenas
de ilusiones y espejismos,
que evaporan con el tacto
de promesas e idilios.
Disfraces de falsos personajes,
mentiras que me consumen
como el fuego a los cirios.
Roles de falsos hombres,
engaños que me carcomen
como el viento a los riscos.

Necesito amar,
pero no sé cómo.
Quizás por miedo a fracasar.
Quizás por miedo a mí mismo,
pero necesito amar,
aunque no sé cómo conseguirlo.



3 comentarios:

My dijo...

Luego vengo a leerte como te mereces, con calma y todos mis sentidos volcados sobre ti.

Ahora te pido que vengas a dejar una rosa en mi blog para la madre de Noray..

Gracias siempre.

Un abrazo.

My dijo...

gracias por tus pétalos.
ahora el jardín rebosa ternura y paz.

un abrazo muy grande.

Rosa dijo...

Sabes amar, sabes cómo hacerlo.
El problema es que otr@s no.

Un beso naufrago.