domingo, 2 de diciembre de 2007

Suicidio prematuro

Queridos amigos y amigas, así empiezan mis andanzas por la isla, con un poema de mi propia cosecha creado desde mi isla.

Espero que os guste...



Se suicidó al nacer,
y no avisó de su muerte,
pues nadie le preguntó
si quería salir a un mundo
que todavía estaba por florecer.

Se suicidó al nacer,
cansado de estar vivo
en una prisión sin sentidos,
oscura, húmeda y sin brillo,
encadenado bajo un eterno anochecer.

Negándose a comenzar con un llanto,
saliendo por los pies primero
con la cabeza libre de espanto,
limpio de agua bendita para beber.
Se suicidó al nacer,
para hacer las cosas al contrario,
para negar a Dios su creación,
para pensar sin roles de anticuario,
para burlar a la guadaña y su calendario.

Se suicidó al nacer,
y renunció a la fe,
para poder vivir alado.

Y comenzó por la muerte,
para terminar en la vida.

Se suicidó al nacer,
para libre,
poder llegar a ser.

No hay comentarios: