lunes, 16 de noviembre de 2009

Noches de cruda reflexión...II



Memorándum

A veces pierdo los versos
en las lagunas de mi memoria,
y el olvido me arrebata
parte de mi alma.
Alma que se resiente
por un dolor de derrota,
escogiendo el silencio
como único idioma.

A veces pierdo la calma
en la mar tranquila,
y las tempestades me arrancan
mi etérea semilla.
Semilla que se congela
entre aguas gélidas,
quebrando las fuerzas
de mi ánima perdida.

A veces pierdo mi ser
en la soledad acompañada,
y los títeres me roban
parte de mi esperanza.
Esperanza que se obnubila
por la oscura niebla,
dudando de la verdad
que se transfigura nihilista.

A veces desarmado,
otras armado con mi alma;
sin embargo desalmado
cruel e inhumano,
falto de conciencia
y de espíritu privado.



1 comentario:

El Farero dijo...

Afortunadamente, esto sólo ocurre a veces ... Cada cual tiene un despertar... tu alma rompe cadenas cada vez con más fuerza...

Adelante Náufrago.

Un abrazo